TESTIMONIOS DE NICARAGÜENSES SOBRE GASPAR

 

Texto formado con frases sacadas de los testimonios que sobre Gaspar aparecen en el libro

GASPAR, misionero y comandante, editado por RTPA

(Se leyó en la celebración de la eucaristía del año 2016)

 

 

...Gaspar “venía con campesinos enfermos, les dejaba su cama y él se acostaba en el suelo. Atendía a la gente muy bien. Era muy atento con los campesinos. Era una persona muy querida aquí, en San Juan, por el pueblo, por la gente”.

 

… “Se preocupaba de que hubiera educación en nuestra comunidad. …Se dio cuenta de que La Florcita era una de las comunidades más pobres. Compartió todo con nosotros”.

 

“Gaspar se empeñó en que las comunidades pobres salieran de esa pobreza. Luego tuvo la necesidad de irse a la montaña, pero él se ocupaba de que hubiera una mejor convivencia familiar en las comunidades y que todos supiéramos leer. Cuando él estuvo aquí, las carreteras no eran así. Hoy son diferentes gracias a él, aunque haya caído en combate”.

 

  …“El se implicaba como si fuéramos su familia. Le disgustaba el maltrato a los niños, la forma en que los padres castigaban a sus hijos, que era la cultura de la educación que había entonces. Eso me ha servido para el trato que yo le he dado después a mi hijo. Al padre Gaspar tampoco le gustaba el maltrato a las mujeres ni el maltrato a los animales. Le gustaba potenciar nuestras habilidades y, para conseguirlo, impulsaba veladas artísticas y culturales. Él hizo que leyéramos la Biblia hablándonos de Dios en la playa, en torno a unas fogatas. Eso nos fortalecía. Los llamaba cursillos de hermandad y cristiandad. Nos enseñó a amarnos entre nosotros. Era una persona accesible para todos, niños, jóvenes y adultos.”

 

… “El padre Gaspar era muy cuidadoso, muy atento y se preocupó mucho por la situación que las mujeres estaban viviendo en el tiempo que él estuvo aquí. Había muchísima violencia, muchísimo abandono sanitario... Era un hombre que vivió la palabra de Dios, que se encarnó con nuestra pobreza, que se hizo uno más entre nosotros, los sanjuaneños, los nicaragüenses”… “Le dolía en el alma ver la pobreza de los campesinos, el abandono de los niños, las mujeres con grandes cargas en los hombros, que no podían salir adelante, sin oportunidades para estudiar, sin poder trabajar, y aquella represión que había por parte de la dictadura”.  

 

“La llegada de Gaspar en 1972 fue como un aliento para todos los que nos acercamos a él en la iglesia y en el movimiento cristiano. Trajo un aliento de esperanza, de que podíamos cambiar esa situación. Nos invitó a organizarnos en cursillos y seminarios. Aprendimos a leer mejor la Biblia y cómo Jesús era un ejemplo de lucha contra la injusticia. El amor de Gaspar era incalculable, su calidad humana increíble, intachable su solidaridad. Tenía un amor extraordinario por todos, por los pobres”.

 

Catalina Navarro, (Catucha) Ama de llaves en San Juan del Sur (Rivas)

Faustino Mora, Feligrés de El Ostional (Rivas)

Rosa Francis Pizarro, Feligresa de El Ostional (Rivas)

Josefina Sánchez. Feligresa del Ostional (San Juan del Sur. Rivas).

Lilliam Reyes. Presidenta de la Asociación de Mujeres Gaspar García Laviana, en San Juan del Sur

Orlando Medina. Vecino de Tola