TEXTO LEIDO EN EL XXXVI ANIVERSARIO (2014)

 

 

DIME, GASPAR, ¿QUÉ HARÍAS SI VOLVIERAS?

Esa era la cuestión que te planteaba hace varios años Pedro Casaldáliga (el obispo de los pobres, desde Brasil, quien, al igual que tu, defendía a los más necesitados ante la incomprensión de muchos por su condición religiosa)

¿Qué harías, Gaspar?

Ya no solo en Nicaragua. ¿Qué harías aquí? En la tierra que te vio nacer, en la que te criaste y en la que se forjó ese espíritu inquieto, inconformista, revolucionario, honesto, fraterno y solidario.

¿Qué harías ante tanta corrupción que nos sacude día a día? La de muchos de nuestros máximos representantes, los que deben velar por nuestros intereses y en los que hemos depositado toda nuestra confianza.

¿Qué harías con  los desahucios de tantas personas que lo han perdido todo, hasta la dignidad, que es lo último que debe perder el ser humano, llevándolos, incluso, al suicidio?

¿Qué harías en los casos de abusos a menores? Esos niños que tenemos el deber de proteger, guiar, educar y hacer de ellos hombres y mujeres de bien. Ellos que son el  futuro y la mayor riqueza de nuestra sociedad.

¿Qué harías con los maltratadores? Esos que se creen superiores y con derecho, incluso, a quitar la vida a una mujer, simplemente porque son ...¿hombres?

¿Qué harías ante la falta de expectativas laborales de los jóvenes, los mejor formados de la historia, de nuestra historia?

¿Qué harías con el desempleo, con  las injusticias y  desigualdades que genera la falta de trabajo y tantas  carencias de la sociedad actual?

Pedro Casaldáliga te decía "Cuida bien de Tola". Y yo te pido, una vez más, que cuides de Marcos, José Antonio, Manolita, Merce y Julio.

Cuida también de todos nosotros y nuestras familias. Que esa estrella de la Navidad que llevó a los Reyes Magos hasta el portal de Belén, nos guíe también a nosotros. Que ilumine nuestro camino y nos devuelva la ilusión y la esperanza, la misma que tu sembraste en Nicaragua. ¡AYUDANOS A FORJAR NUESTRO DESTINO!

 

Ya ves,  seguimos teniendo  los mismos problemas y las mismas necesidades de hace 36 años.

DIME, GASPAR, ¿Y TU QUE HARÍAS SI VOLVIERAS?

(Estoy segura de que estarías en primera línea de lucha, en primera línea de las manifestaciones, de las reivindicaciones, ante los juzgados, ante la policía, ante los parlamentos, al frente de alguna ONG (o de todas) empuñando el fusil de la palabra que dominabas a la perfección y que también dispara.)