titulo

ASTURIAS. GIJÓN.

Gaspar

NO ME CLASIFIQUEN. ¿¡Es de izquierda o de derecha!? -Tenga calma. Yo soy como las estrellas, con propia luz en el alma.


El VI Encuentro de Redes Cristianas, se va a realizar en Gijón a finales de año, con el propósito de reunir al mayor número de personas integradas en las diferentes organizaciones y comunidades que conforman Redes, pero también abierto a personas y organizaciones con inquietudes y propuestas parecidas. Este año, la logística del evento correrá a cargo del Foro Gaspar García Laviana (este año se cumplen 40 años de la muerte de este profeta de la liberación).

Seguir leyendo...

TALLER: LOS PROFETAS

ENCARGADO:

FORO GASPAR GARCÍA LAVIANA
ASTURIAS

CONTACTO: jmar1941@gmail.com

Ficha para el TALLER 1

Este taller estará centrado en la persona de Gaspar García Laviana, cuyo 40º Aniversario de su muerte se celebra este año, ya que ello sucedió en el 1978, allá en Nicaragua, habiéndose él comprometido en la lucha llevada a cabo por el Frente Sandinista de Liberación Nacional

Jesús, profeta de Dios

A los cristianos nos ha llegado la imagen de un Jesucristo sacerdote, profeta y rey, interpretándolo a la luz del Antiguo Testamento. En realidad, al leer la vida de Jesús tal como se nos presenta en los evangelios, fácilmente percibimos que el Nazareno nada tiene que ver con los sacerdotes de Israel ni con los reyes de la tierra. Por eso hay que decir que estas metáforas son equívocas y por tanto no nos sirven. Leyendo los citados libros, lo que más bien parece es que Jesús fue un seglar que vivió pobremente al margen del templo y del poder político. Lo que aparece a simple vista es que quiso iniciar un movimiento religioso de laicos, tanto desde el punto de vista de la praxis como de la doctrina. En aquella sociedad teocrática, impregnada de una religión opresora de la gente pobre, él adopta una postura antisistema, en defensa de los oprimidos. Si quisiéramos relacionarlo con el judaísmo pasado habría que verle más bien como un profeta.

Observando la historia del cristianismo podemos concluir que, en general, sus seguidores no fueron capaces de ser ni vivir como él, enmarcados por las mismas coordenadas dentro de las que él vivió. Hubieron de sacralizar el movimiento y buscar el amparo de los poderosos. Como consecuencia de ello aparece un culto con sus sacerdotes y sus templos, unido ello al maridaje entre la cruz y la espada. El verle como “rey”, pantocrátor, suponía la sacralización de la autoridad que surge dentro de la comunidad y con ello, en correspondencia, el sometimiento sacralizado de los fieles, a los que se les exige obediencia en nombre de Dios, pues su autoridad es de “origen divino”. Todo ya diametralmente muy distinto a los comienzos. Entonces su muerte la habían decidido precisamente los sacerdotes (Anás y Caifás) y el poder político (Pilatos).

Como decía antes, sí podemos relacionar en determinados aspectos al Jesús de los evangelios con algunos de los antiguos profetas de Israel. Sobre todo en su actitud crítica de la religión y de la sociedad, estando al lado y defendiendo a los más pobres: viudas, niños, leprosos, lisiados, ciegos, hambrientos… También fue esencial en los profetas y en Jesús ser la palabra que hablaba de Dios e interpretaba el sentido de la naturaleza, de las personas y de la historia. E igualmente en común con los profetas tenemos la persecución que hubo de sufrir, que en su caso terminó con su muerte en cruz.

Las primeras palabras de los cristianos sobre Jesús no nos dan la visión de que fuera ni sacerdote, ni rey. Parece que le entendieron más bien como un profeta de Dios. Hoy son muchos los que piensan que es aquí donde realmente se encuentra el meollo de su personalidad y que es desde esta perspectiva desde donde mejor podemos comprender su figura. Por consiguiente, si queremos ver a Jesús teniendo en cuenta el A.T. hay que destacar en él el ser profeta. Pero hay otros conceptos que nos sirven mejor para entender su personalidad.

Seguir leyendo...