titulo

ASTURIAS. GIJÓN.

Gaspar

NO ME CLASIFIQUEN. ¿¡Es de izquierda o de derecha!? -Tenga calma. Yo soy como las estrellas, con propia luz en el alma.

Comentarios de José Álvarez Lobo


CRISTU REI

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Vivimos nel mundu de les prieses. Tól mundu anda estreséu. Les tchabores, los poblemes de la familia, los compromisos, el individualismu... son munches veces les disculpes pa nu amirar pa la xente que atopamos y que nun son de los nuestros: un probe puircu y mal vestíu, un emigrante, un vecín que mos cai mal... Como nun miramos pa etchos, nun cayemos na cuenta de si tan cansaos, o si andan contentos, o si quieren falar con ún... La comuniá de san Matéu taba a la espera de que tchegara el Mesíes otra vuelta. De tanto amirar pa riba, corrían el peligru de olviase de que ye menester amirar pa los otros y pa la historia que yos tocaba vivir. Por eso etcho S. Matéu yos (y mos) acuerda les palabres de Xesús... Ye preciso ver y sentir. Si nun lo facemos, pue ser que a lo último mos tchevemos un sustu.

Seguir leyendo...

DOMINGU TRENTAITRÉS

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
El domingu antepaséu viemos cómo tamos invitaos al banquete del Reinu, pero que nu hai que fiase; tamién los xudíos lo taban y cuando tchegó Xesús pa que entraran con Él, nun lo fixeron. Cuando menos lo esperamos, algo pasa, o se mos acerca ún a pedimos que i echemos una mano, o que paremos una guerra, o que téamos del tcheu de la xusticia que precisan los emprobecíos, y si mos falta amor (¿el aceite de la parábola?) escápase la ocasión y nun entramos aonde ta el Dios-Amor y los que se asomeyan a Él. Porque a isi sitiu nu entran más que los que aman de verdá... Hoi Xesús vuelve a falamos con paráboles, y dizmos que nun mos enconformemos con tener fe y esperanza, nin con tchamar Padre a Dios, porque lo que val ye costruir el Reinu.

Seguir leyendo...

DOMIGU TRENTAIDÓS

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
La Biblia invítamos a sacái gustín a lo que Dios mos da a conocer: que Dios ye Padre que mos quier, que Él mos da la vía eterna porque ye buinu... Sabiuría vien de saber y de sabor... De poco mos valdría conocer tó eso si vamos andar atristayaos. Nun sería sabiuría, sería señal de que semos un poco fatos... La sabiuría ta entremecía de amor: el de Dios a nosotros y el que mos tenemos unos a otros. Ye un reguelu que Dios mos da, y tchévamos al Reinu... La sabiuría fai que atolenemos que lo que Dios mos diz ye pa que lo fagamos, porque si nun lo facemos nun atchugamos el Reinu, y vamos a seguir viviendo nun mundu de sufrimiintu y de xente triste.

Seguir leyendo...

DOMINGU TRENTAIÚN

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Al ponemos delantre de Xesús corremos el peligru de que se vea que, en ve del vestíu que tien que tchevar el cristienu, tchevamos puestos unos pingaxos. En ve de homildá, amor, pacencia y ganes de paz con xusticia, tamos entchenos acorrompinaos de egoísmu, coícia, violencia y falseá. Corformámosmos con andar con ropes cares, remoyaos de colonia y desolorantes. Pero Xesús amíramos per dedientro... De la tchingua pa fuera decimos que semos pecaores, pero tamos ufanos de lo buenos que semos... Nun mos sobraría ná que mos atchumara Xesús, pa ver si mos duel ser como semos y mos ponemos a facer algo pa cambiar... Al encomparamos con el Fiyu de Dios, buinu, homilde y dispuistu a dase pol bien de tós, nun mos quea otra que reconocer lo muncho malo que tenemos.

DÍA DIFUNTOS

"Dios que resucitó de ente los muertos a Xesús darayos la vida a los nuestros cuerpos mortales, por el so Espíritu que vive en nosotros" (Romanos 8,11).

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Acordámosmos hoi de los difuntos. La muerte ye algo con que mos atopamos tós los dís. Poco a poco vamos despidiéndomos con dolor de los que más quixemos: padres, familiares, amigos, vecinos... Y anque nun mos querramos acordar de etcho, tamos seguros de que un día o utru vamos a dexar esta vida... Pero la fe cristiana que tenemos ponmos delantre algo mui importante: la resurreción, la de Xesús y la nuestra. Por eso sabemos que los difuntos gozan ya de la comunión total con Dios y que viven en Él... Na muerte nun vemos más que dolor, despedía, vacío... Pero la Resurreción de Xesús fálamos del amor de Dios, que fai que la muerte se vuelva la puerte pa vivir pa siempre... Por eso naz en nosotros la esperanza: a la separación que mos entchena de dolor, síguei una vida que nun se acaba, xunto a Dios... Hoi acordámosmos de tós los difuntos: los familiares y amigos que tchevamos nel corazón y nun los queremos nin poemos olviar. Pero acordámosmos tamién de tós los homes y muyeres que nun conocimos y de tós aquetchos que naide se acuerda de rezar por etchos.

DOMINGU TRENTA

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Dios ye misericordiusu con el so puiblu (Ésodu 22,26) y curia sobre tó de la xente más desampará, de los que nun tienen quien los defienda, de los que nun tienen un clan (los emigrantes), o un padre (los buérfanos), o un home (les viúes), que curie detchos… Dios preséntase como el defensor de tós etchos: ye’l so aboguéu, el so padre, el so home, la so familia… El tretu ente la xente nun debía tar empapéu de egoísmu, nin de interés económicu personal o de grupu (Ésodu 22,24); tó lo contrario, debía tar arroyando per tós los tchaos compasión y solidariá. .. El que conoz a Dios tien que ser compasivu y misericordiusu, a como Dios lo ye con él.

DOMINGU VENTINUEVE

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Fueron, son y van a seguir siendo munchos los que nun quieren que atchegue el Reinu de Dios. Estórbayos que haya amor y xusticia... Como pasó nel tiimpu de Xesús, álianse tamién ambuano los que controlan les economíes y los que controlan les conciencies... El cuintu ye'l de siempre: ¿quién va apoerase del suor del puiblu? Y el diniru ye'l camín pa facetcho. El emu'l diniru faise emu de la xente... ¿Pero podrán valir los cuartos pa costruir el Reinéu del amor y la xusticia? ¿Nun serán un esturbu siempre?... ¿Quién ye más enemigu del Reinu de Dios, el que persigue al creyente, o el que fai que adore los cuartos y el poer?... Si el Espíritu ye'l que fai nacer y crecer el Reinu, ¿nun será el diniru el mayor enemigu del Reinu, al quitái el sitiu al Espíritu?

Seguir leyendo...

DOMINGU VENTIOCHO.

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Cuando Matéu escribú el Evanxeliu nun yera ná fácil pa los cristianos asentase a comer a la mesma mesa, y dar asina a entender la unión y el amor que había ente etchos. Había que baltar sebes mui altes. Nin los xudíos querían axuntase con los que nun yeran xudíos, nin los ricos taban dispuestos a compartir los bienes con los probes... Pero pa seguir a Xesús ye menester hermanase con tós. Tien que nacer un puiblu nuivu onde tós tean de convidaos al mesmu banquete. La fe tcheva a acabar con les desibualdaes, y fai que los creyentes se quieran y compartan los bienes... En medio de tantes divisiones y engarrapeles, Xesús nun dexa de convidamos al banquete: a hermanamos y a compartir.

Seguir leyendo...

DOMINGU VENTISIETE

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR:
Emprincipiamos les mises reconociendo que semos pecaores. Nun ye pa menos. Vivimos tan campantes nun mundu onde se fabrican armes a esgaya, porque son menester pa que los intereses de unos pocos tean seguros. Y los intereses desos pocos nun tan seguros porque por mor detchos hai fame, inxusticies, desibualdaes enormes, terceros y cuartos mundos... Semos pecaores porque con lo que pensamos, decimos, facemos y dexamos de facer, ayuamos a que eso nun cambie, y a que los intereses de los probes y de los que siempre tchevan les de perder, nun prosperen nunca... Debía arresquemamos que al frente del mundu que produz inxusticies, armes y fame, tea más de ún de los que se precian de seguir a Xesús de Nazaré... ¿Qué pensará deso el Dios-Amor?

Seguir leyendo...

  • DOMINGU VENTISEIS

  • DOMINGOS ANTERIORES

    OTROS ESCRITOS

    36 Aniversario de la caída de Gaspar García Laviana

    Un resumen de este texto fue leido en Tuilla el 13 de diciembre de 2014, en el momento de la habitual Ofrenda Floral (1978).

    Se cumplen 36 años de no tener a nuestro lado su presencia física. ¿Habrá alguna otra forma de tenerlo cerca, de oír su palabra animosa, de sentir su empuje, de vernos arrastrados por su ejemplo? ¿Podremos aplicar a Gaspar, aquellas palabras del Comandante Tomás Borge refiriéndose a Carlos Fonseca Amador, Gaspar "es de los muertos que nunca mueren"? ¿Será verdad que el espíritu no muere nunca? ¿Cómo podremos sentir vivos sus anhelos, su brío, sus aspiraciones, su palabra viva, sus esperanzas e ideales?

    Acordarnos de Gaspar puede ser una manera de hacer que continúe resonando su voz muy cerca de nosotros, buscando convertirse en vida en la historia que nos toca vivir. Conocí personalmente a Gaspar. Soy testigo de sus sueños, de sus luchas, de sus crisis, de sus compromisos, de su entrega a las causas que ameritan y exigen dedicación plena... Tuve y sigo teniendo la suerte de compartir los ideales para los que vivió y por los que se desvivió... Unos días antes de su muerte, el día de santa Bárbara, estuvimos largo rato juntos hablando de su visión de la Asturias que había visitado poco tiempo antes, y sobre todo de sus proyectos de futuro para el día, que veía muy cercano, en que triunfase el proyecto e ideales por los que estaba arriesgándolo todo por los pobres de Nicaragua y del mundo.

    Había nacido un 9 de noviembre de 1941, de forma que estos días habría cumplido los 73... Al morir por la liberación de los pobres de Nicaragua acababa de cumplir los 37 años... Su recuerdo perdura, y su espíritu continúa animando a muchos. Y a nosotros nos ilumina y alienta. Hoy quiero contribuir, aunque sea un poco, a que entre unos cuantos de sus paisanos resuene el eco de sus sentimientos y compromiso. ... ... ...

    ... ... ...Unos años necesitó Gaspar para descubrir que el asistencialismo no solamente no resuelve los problemas de la pobreza, sino que sirve para encubrir las causas de la misma y que desvía la atención y los esfuerzos de los que aspiran a remediar los efectos de la injusticia como son la miseria, el hambre y el dolor de las mayorías: Por eso reconoce: "¡Quise apagar tu pobreza con justicia legalista!"... ¿Se puede apagar la pobreza con lo que la sociedad que tenemos y sus leyes proponen? ¿Quién hace las leyes en una sociedad injusta, capitalista? ¿Aseguran la justicia para los pobres las leyes de esa clase de sociedad? ¿No serán esas leyes un freno para la verdadera justicia?... No se encuentra respuesta pronta a esas preguntas.

    Seguir leyendo...