OCTAVA CARTA A LOS REYES MAGOS

Esta octava carta no va propiamente dirigida a los Magos de Oriente, sino a los verdaderos Magos de nuestros días. A los Magos que necesita el mundo actual, como lo sois cada día el número, cada vez mayor, de personas, unas desde aquí colaborando y otras allí actuando, que estáis contribuyendo a llevar un poco de vida, de luz, de esperanza, de ánimo, a tantos millones de personas que, careciendo de todo, lo necesitan todo. Son los millones de africanos, de indios o suramericanos que sufren la desesperación de la impotencia para salir de la miseria en que nacen, en que viven y en que mueren. Son, por ejemplo, las 32 familias del Basurero de Guatemala, cuyas champitas (chabolas) les quemó un incendio, precisamente ahora en Navidad, perdiendo todo, que era al mismo tiempo lo poco que tenían.

Los Magos de hoy aquí sois también los 81 colaboradores, que este año habéis hecho posible aportar 32.013 € a cuatro proyectos de cooperación en Ruanda y Guatemala, la mayoría ya de años anteriores y otros nuevos que este año os habéis incorporado a esta labor de solidaridad.

Los Magos de hoy allí son las Dominicas de la Anuniata, Vida y Paz y Las Misioneras de los Sagrados Corazones en Ruanda; y Vida y Paz en Guatemala. Los Magos de allí se llaman Luisa, Carmen y Teresa en Ruanda; y Carmen en Guatemala. Los Magos de aquí sois 81 personas que silenciosamente habéis llegado al portal de Dios hecho hombre en los más pobres, al portal de los más últimos de los últimos.

Mil gracias, pues, a todos los Magos de aquí y de allí que,  juntos, hacemos posible una vida un poco más humana, que eso es hacerla más cristiana, a quienes más lo necesitan.

El día 23 de diciembre hicimos las correspondientes transferencias a los cuatro proyectos, casi iguales, para no fragmentar las aportaciones, y así cada uno recibáis un solo Certificado por vuestra aportación.

Que nos sintamos todos satisfechos de haber podido colaborar a hacer la vida un poco más gratificante a quienes más lo necesitan, y que para 2017 podamos seguir todos siendo los verdaderos Reyes Magos de hoy.

Un abrazo muy cordial y lleno de gratitud a tod@s.-Faust