JORNADAS CONMEMORATIVAS DEL

DIA MUNDIAL DE LAS PERSONAS REFUGIADAS

 

ORGANIZAN: AYUNTAMIENTO DE GIJON. CONSEJO SECTORIAL DE SOLIDARIDAD Y COOPERACIÓN INTERNACIONAL DE GIJON.

PERSONALIDAD INVITADA: Pedro Olalla González de la Vega (Pola de Siero, 1966), Profesor, escritor, traductor, fotógrafo, cineasta y helenista español. Distinguido como Embajador del Helenismo y Premio de las Artes y Letras de la Academia de Atenas, entre otros reconocimientos internacionales.

No voy a hacer una síntesis de la conferencia, sino a fijarme en algunos aspectos que para mí fueron más importantes de este encuentro en Gijón con alguien que ciertamente es un gran conocedor del grave problema de los refugiados, al que la UE está dando la espalda. El Sr. Olalla González nos ha hecho un análisis profundo de él, haciéndonos ver cuáles son las causas últimas de este desastre humanitario que no son otras que los intereses económicos, de ahora y de antes, de las potencias mundiales que se reparten territorios de Asia y África para la explotación en favor suyo de sus riquezas, principalmente el petróleo, de los países de estos continentes, que empieza ya en el año 1916 con el acuerdo Sykes-Picot. Es conveniente tener algún conocimiento de este hecho para mejor comprender la situación actual. Otro hecho que resalta el conferenciante es la desaparición del califato. El remanente último oficial del imperio -el título del califato- fue abolido por la Constitución el 3 de marzo de 1924.

Otro aspecto importante de la conferencia fue el comentario que hizo de algunos hechos con lo que nos muestra que una cosa es lo que nos dicen y otra lo que realmente es. Muchos cosas no suceden, se provocan. Hay unas causas en función de unos intereses. Siempre tenemos que tratar de ver más allá de las apariencias, tratando de discernir adecuadamente para conocer las verdaderas causas de los acontecimientos.

Una pregunta que debemos hacernos todos: ¿quiénes son los verdaderos terroristas? ¿No lo son los que se enriquecen a costa de la explotación planificada de los pueblos, a cuya violencia se responde con más violencia?¿No lo son aún más los que organizan las guerras y los que venden armas para mantenerlas? Quien siembra guerras produce refugiados, pero luego, como se está viendo, no son los que los van a acoger. Sólo un dato: En Líbano cada 4 ciudadanos 1 es refugiado. En la UE 1 cada 500. Últimamente se quiere derivar a través de Grecia la concentración de refugiados a Turquía, servicio que la UE compra con dinero y quizás con otras ocultas concesiones políticas. Ya veremos.

¿Quiénes son los que financian al Daesh? Entre otros, EE.UU. y Turquía comprando petróleo al Estado Islámico. También es financiado por Arabia Saudí, buen aliado occidental, que es donde nace el salafismo, movimiento sunnita que reivindica el retorno a los orígenes del islam. Pese a ser un movimiento fundamentalista, no está unificado sino que existen varias ramas del salafismo que se diferencian en la manera de poner en práctica su disciplina, desde la vía pacífica y pedagógica del salafismo de predicación al movimiento yihadista que propugna el uso de la violencia para imponer el Islam de los orígenes. Es evidente la falsedad de algunos discursos.

Había comenzado. Pedro Olalla resaltando la importancia para los ciudadanos de vivir bajo el paraguas de un Estado. Sin él no tendremos derechos que nos protejan. Los que detentan el poder productivo y financiero, los grandes beneficiarios de los trabajadores quisieran que todos fuesen apátridas, sin derechos, sin cohesión social. Se quiere que desaparezca la clase obrera como fuerza social.

También hay que hacer hincapié en la llamada que nos hizo al compromiso ciudadano, que debe estar siempre ejerciendo presión para erradicar las causas de todas estas situaciones tan ultrajantes de la dignidad de la persona humana. ¿De qué horror estarán huyendo toda esta gente para que algunos digan que prefieren morir antes de volver del infierno de donde han huido? Debemos hacer presión para que la política no esté en función de proteger los intereses económicos de unos pocos en contra de los de la mayoría de la población. Se critica el papel que está ejerciendo actualmente Grecia en relación a los refugiados, pero en realidad no hace más que lo que le obliga a hacer la UE, en esto igual que en los demás asuntos griegos. Debemos dejar de ser cómplices silenciosos de todas estas situaciones. Debemos organizarnos, pues es desde las bases desde donde se han de encontrar la solución. A veces no se puede llegar a donde queremos, pero hemos de procurar expandir la toma de conciencia partiendo del conocimiento de la realidad que se nos oculta. Debemos ser más y estar más organizados. No es suficiente ser crítico, hay que hacer algo o apoyar a los que hacen. Se está haciendo, pero siempre se puede hacer más. Resalta la importancia de los convenios que se pretende hacer entre el ayuntamiento de Gijón y varios municipios griegos.

Estaban presentes miembros de la ONG Brazos Abiertos que intervinieron para darnos una vivencia más cercana del drama de los refugiados y también al final tomó la palabra la Señora Alcaldesa de Gijón para resaltar no sólo la aportación económica de los bomberos, sino la cadena de solidaridad creada en la preparación de estos efectivos para poder estar bien preparados para su labor de salvavidas en Grecia.  

JULIO 2016. José María Álvarez