DOMINGU SIETE DEL TIIMPU ORDINERIU.

CICLU A

 

MONICIÓN DE ENTRÁ: Seguimos estos domingos con el que se conoz como Sermón del Monte.  Matéu a lo señalao nes leyes que se tchaman de Moisés contrapón un comportamiintu nuivu: el de los que catan el Reinu, una “xusticia que sobrepasa al comportamiintu que tienen los escribes y fariseos” (Mt 5,20)... ¿Cómo portase con los que son malos con nosotros? ¿Conformase con que se yos aplique la lei?... Nun se trata de añadir artículos nuevos a la lei: trátase de que ye preciso poner alma y sentíu a la lei... El alma y el sentíu de la lei ye el amor.

 

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Pa emprincipiar la misa, reconozamos que semos pecaores:

-Por nun catar paicemos al nuistru Padre Dios. Señor, ten piedá.

-Por  nun tener tiimpu pa conocer a Xesús y aprender dél. Cristu, ten piedá.

-Por faltamos el Espíritu Buinu que movú a Xesús. Señor, ten pedá.

 

ORACIÓN: Dios nuistru, que lo apués tó y vives pa siempre, pedímoste que’l to puiblu sopese bien les tos enseñanzes y que aprienda a cumplir de palabra y obra lo que a ti te gusta. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PRIMER TCHETURA: Dios escueye ya desde muy antano a un puiblu que vaya a ser el furmiintu de una sociedá nueva, y enséñai por eso: 'Nun odiarás al to hermenu, nin vas a vengate nin serás rencorusu; amarás al to prósimu ibual que a ti mesmu'.

 

Del Tchibru del Tchevíticu. 19,1-2.17-18. "Dixoi el Señor a Moisés: «Fala a tó la comuniá de los fiyos de Israel y diyos: Tenéis que ser santos, porque yo, el Señor Dios vuistru, soi sentu. Nu aborrezas de corazón al to hermenu. Repriende al to pariente, y asina nun vas a tener culpa de los sos pecaos. Nu andes catando desquitate de lo que te fagan, nin yos tengas inquina a los tos parientes. Al revés, has de querer al to prósimu ibual que a ti mesmu, porque yo soi el Señor.»" PALABRA DE DIOS.

 

Yera ésta la forma que tenían de entender el mandamiintu del amor al prósimu: amar, nun tenéi inquina y ayualu a emendase. Pero ye bien sabío que hasta que nun vieno Cristu sólo pensaban que yeran los sos prósimos los que yeran de la comunidá xudía. Y, depués de la venía de Cristu, los xudíos que nun son cristianos siguen pensando ibual

 

SELMU RESPONSORIAL. 102. El Dios nel que creemos ye Padre y Madre pa tós, tien ternura pa con los homes que son los sos fiyos, nun ye un xuez sin entrañes nin vengativu.

 

Tós: El Señor ye compasivu y misericordiusu.

-Alma mio, bendiz al Señor, alábalu con toes les tos entrañes. Alma mio, bendiz al Señor, y nun te olvíes de los favores que te fexo.

-Perdónate él tós los pecaos, y cúrate de toes les enfermeáes; él sálvate la vía de la poza y arródiate de bondá y de ternura.

-El Señor ye compasivu y misericordiusu, tarda en enfaase y perdona volao; nun mos trata asegún los nuestros pecaos, nin mos paga lo que merecen les nuestres culpes.

-Arrefundia les nuestres culpes tan tchuiñe de nosotros a como lo ta el sitiu per onde sal el sol de onde se escuende. Como un padre quier a los sos fiyos, asina quier Dios a los que lu respetan.

 

SEGUNDA TCHETURA: La listura disti mundu, les marañes del egoísta y del avariintu, son tontaes pa Dios. ¿La listura disti mundu, va poer tchevamos a entender que'l que quier ser grande, tien que facese servior de los otros?

 

De la Primer Carta de san Pablu a los Corintios. 3,16-23. "Hermanos: ¿Nun sabéis que seis timplu de Dios y que'l Espíritu de Dios ta en vosotros? Si ún esbarata el timplu de Dios, Dios va acabar esbaratándolu a él. El timplu de Dios ye sentu, y tenéis que saber que'l timplu isi soislu vosotros. ¡Nun vos engañéis! Si hai algún ente vosotros que cuenta que ye listu asegún isti mundu, que se faga tuntu pa ser listu de verdá. Porque la listura disti mundu, pa Dios nun ye má tontá. Como diz la Escritura: «Dios caza a los listos en so listura». Y tamién ta escrito: «El Señor sabe de sobra qué ye lo que piensan los listos, y ve que nun son má tontaes.» Por eso, nun vos apeguéis a niúna persona, porque tó ye de

vosotros: Pablu, Apolu, Pedru, el mundu, la vía, la muerte, lo de agora, lo de depués. Tó ye vuestro, vosotros de Cristu y Cristu de Dios". PALABRA DE DIOS.

 

Nun dexa de haber xente que diz que a Dios lu inventaron los homes emburriaos de ganes de salir de la miseria. Tó lo que yos faltaba pa ser felices y poerosos decían que lo tenía un Ser que taba per riba de tós, y empezaron a rendíi cultu, y a sentise contentos de lo grande que ye, dexando de acordase asina de les sos miseries. Esta esplicación nun ye tó mentira: por eso muncha xente probe siéntese apegá a ídolos: cantantes, políticos, fubolistes... Hasta déxanse matar por intereses que nun son los sos, y siéntense ufanos por persones o istituciones que nun faen más que aprovechase detchos... El cristienu fai kesu a lo que i dicen na Ilesia, pero nun ye niún corderín del rebeñu, sabiendo como sabe que tós semos fiyos de Dios, y por eso ibuales, por más cargos o títulos que se tengan.

 

EVANXELIU: Lo que diferiencia al cristienu del que nun lo ye, ye que quier a los que nun lu quieren y salúa a tós, anque nun sean los sos parientes o amigos. Eso ye comportase como fiyu del Padre Dios.

 

Tchetura del sentu Evanxeliu según san Matéu. 5,38-48. "Naquel entós, díxoyos Xesús a los sos discípulos: «Aprendiestis aquetcho de: 'buiyu por buiyu, diente por diente'. Pero yo dígovos que nu enfrentéis a los que vos faen mal. Al revés, al que te dea un buantezu nel carriitchu derichu, poni el izquiirdu, y al que quier quitate la camisa, dai tamién el abrigu. Si ún fai que i tcheves la carga un cachu, tchévaila el doble más acutchá. Al que te pide algo, dailo; y al que te pide algo emprestao, nu i deas la espalda. Sabéis aquetcho de: 'ama al to prósimu y aborrez al to enemigu'. Pero yo dígovos: Amái a los enemigos vuestros, y rezái por los que quieren facevos mal. Asina vais a asomeyavos al vuistru Padre del ciilu que fai que escample el sol pa los buenos y pa los malos, y que tchueva ibual pa xustos que pa inxustos. Si nun queréis más que a los que vos quieren, ¡vaya un qué! ¿Nun faen eso tamién los malos? Y, ¡vaya un qué si saludáis a los amigos! Eso fáenlo tamién los que nun creen en Dios. Por eso, tenéis que tratar ser de buenos como lo ye el Padre vuistru del ciilu.»" PALABRA DEL SEÑOR.

 

-La vía de los xudíos taba organizá alreor del timplu, sitiu apropiéu pa atopar a Dios, Señor y Guía del so puiblu. ¿Qué dirían los xudíos de lo que escribía Pablu na tchetura de hoi? Y a tí ¿paezte nuevo que se mos diga que'l timplu de Dios sémoslu nosotros? ¿Qué conclusiones sacas detcho?

-¿Pa la xente quién ye listu? Por qué dirá san Pablu que eso ye ser tontos?

-Los que son listos pal mundu, ¿ayúan o estorban a la costrución del Reinu de Dios?

-¿Cómo entiendes eso de 'poner el utru carriitchu'? ¿Será ibual que pediyos a los probes que lo abuanten tó? Deciyos eso a los probes, ¿faramos cómplices de que siga nel mundu la esplotación?

-El que trabaye pa que tchegue el Reinu de Dios -un mundu xustu nel que se compartan los bienes-, ¿tendrá enemigos? ¿Por qué? En isi casu, ¿qué será 'amar a los enemigos'?

-Hailos que dicen que la relixión ye 'el opiu del puiblu'. ¿Paezte que la fe en Cristu mos aparta de les luches por la xusticia y la ibualdá? Un autor brasileñu entituló un tchibru: 'Relixión, ¿opiu o tchiberación?' Si te faen esa pregunta, ¿qué contestas? Y na prática, ¿qué faes? ¿Por qué?

 

REFLESIÓN: El Tchibru del Tchevíticu tchámase asina por traer les leyes que los sacerdotes de la tribu de Leví tenían que saber, praticar y enseñar. En Israel, como en toes les socieáes primitives, la relixión tenía muncho que ver con el orden social y cultural; aquetches socieáes yeran conservaores y nun tenían utru remidiu, por eso etcho creían que foi Dios el que fexo la socieá como ye, y que por eso mesmo tenía que quear siempre tal y como él la fexo. Y yera melu el que nun taba de acuirdu con les

coses como taban y entamaba algo pa ver de cambiatches. Pero, ente los xudíos, los sacerdotes y profetes sabían bien que la historia ta en marcha, ye un camín tchergu que vamos andando... Nel tiimpu de Cristu tamién la relixión ayuaba a que les coses nun cambiaran. Xesús puénxose en contra de una relixión que nun amiraba más que pa les tradiciones y normes a que taban avezaos, nu i dando importancia a la xusticia y a la misericordia... Años más terdi, san Pablu dixo que esa Ley yera propia de la cultura xudía, y que nun tenían por qué cargar con etcha los homes que tenían otres cultures y se volvían cristianos. Pero eses leyes tan na Biblia, y poemos sacar provichu detches. Al tcheetches dámosmos cuenta de cómo foi Dios preparando al puiblu, respetandoi la cultura que tenía, valiéndose de les leyes que i daban los sacerdotes y xente que tenían el kergu de ver pol comportamiintu relixiusu del puiblu. Por más que sean leyes de va más de 2500 años, el que les tchee saca idees nueves pa entender qué ye lo que se mos pide hoi pal serviciu de Dios. Eso vese bien a les clares en tchetures como la de hoi, que siendo de va tanto tiimpu, enséñamos un comportamiintu del que tamos precisaos tamién la xente de ambuano... Sabiendo como sabemos que la palabra 'prósimu' -antes de que Xesús i diera un sinifikéu universal- nun se refería más que a la xente de la propia raza, ¿nun mos vendrá bien lo que mandan a los que vivimos aquí y agora? El comportamiintu nuistru pa con los vecinos y pa con la familia, ¿nun taría bien que tuviera en cuenta eses normes? De toes maneres, el amor al prósimu que diz Cristu que hai que tener, ta referíu a tul mundu, y ye debíu al plan que Dios tien de que tós los homes séamos ibuales y hermanos, auníos a como lo tan los miembros de un mesmu cuirpu. Y, lo primero de tó, nun poemos olviamos de tar auníos y hermanaos con los de cerca... Ibual que pasó nel tiimpu en que vivú nel mundu, lo que mos diz Xesús tamién cuestiona el 'orden establecíu', asentéu en leyes y normes que pue ser que valieran pa utru tiimpu y pa otra etapa del camín que'l mundu tien que andar pa tchegar al Reinu de Dios; pero que ya nun valen, y tan torgando el camín, siendo tamién una carga pesá que nun dexa correr pa tchegar a la meta. Nun ye ná fácil dexar cayer esa carga nin estorgar el camín. Nun penséis que ye fácil dexar de tcheu les armes, nin les leyes que i dan carta blanca a la esplotación económica, nin les leyes migratories, nin les desibualdaes por razón de raza, sesu, creencies o edaes. Pero hai que tener tchibertá bastante pa dase cuenta de que son un esturbu pa que atchegue a los homes el Reinu de Dios... Los cristianos, como fexo Xesús, tenemos que dir diciendoi al mundu: ¡Nun son les leyes les que mos salvan; lo que mos salva ye'l amor! Isti 'estéu de derichu' tan cacareéu nestos dís, púo haber valío muncho nutru tiimpu; pero ta torgando el que se puea tchegar a la ibualdá en derechos y diniá de tós, y val pa que se resista a cayer el mundu de les desibualdaes insultantes, de los privilexios pa unos pocos y la marxinación pa casi tós... ¡Los derechos, nisti estéu de derichu, decídenlos tovía les perres!... Pa poer tener un mundu nel que los derechos se i reconozan a la xente porque son persones, ¡hai tovía muncha tela que cortar!. Y el esturbu más grande sonlu les perres... Mientres tanto, el defender a la socieá del derichu ye amar más a unos que a otros: ye querer munches coses pa unos, y fame pa otros... Sabiendo que Dios tamién mos enseña per boca de los que nun tan de acuirdu con les nuestres creencies, pa ayuamos a entender les coses a como Él quier, nun ta mal oyer aquetcho que decía Mao: “El amor nuna socieá clasista, ye un amor clasista”' Y ¡nun digamos los derechos! Los derechos na sociedá clasista na que vivimos son ¡derechos clasistes!.

 

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que Dios ye'l Padre buinu de tós?

-¿Creéis que a Dios lu conocemos al conocer a Cristu Xesús?

-¿Creéis que'l perdón y la misericordia mos faen asomeyaos a Dios?

-¿Creéis que'l espíritu misericordiusu mueve al que lu tien a trabayar por que haya xusticia y hermandá nel mundu entiru?

-¿Creéis que poemos costruir un mundu sin armes, sin inxusticies nin desibualdaes insultantes?

-¿Creéis que Dios mos regala so Espíritu pa que mos asomeyemos a Él?

Ësta ye, hermanos, la fe nuestra, la que mos tcheva a aprender de Xesús y a asomeyamos al Padre nuistru Dios que ye buinu con tós y que mos perdona siempre.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios.

-Que mos faga crecer la fe nel Dios misericordiusu y xustu.

-Que mos entchene de les ganes de conocer meyor ca día a Xesús.

-Que mos dea siempre el Espíritu que fexo al Fiyu de Dios encarnase pa traer al mundu el amor.

-Que mos dea tchuces y fuerzes pa entender y vivir lo que mos dixo nel sermón del monte.

-Que aprendamos de Dios a querer y perdonar a tós.

-Que nun mos conformemos con que se dean unes leyes buapes, porque lo que importa de verdá ye que téamos entchenos del espíritu buinu.

 

ORACIÓN: Al celebrar estos misterios con tól respitu de parte nuestra, pedímoste, Señor, que’l pan y el vinu que ofrecemos pa date la gloria que mereces, mos atchugue la salvación. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PREFECIU: Mereces, Padre nuistru, que te déamos les gracies siempre y en tós los tchaos, porque tas intereséu na historia del mundu y na del puiblu nuistru… Duelte, Señor, ver que nun semos a tchibramos de los pecaos, ente otres coses porque ser egoístes y vivir caún pa sí ye lo que más mos presta; Tú ves que eso lo que mos asegura ye vivir ente poblemes, y por eso tas empeñéu en quitamos los pecaos... Gracies tamién porque cumples con to palabra, por más que eso i cueste la vía a to Fiyu... Hoi tamos contentos, porque al quitamos el egoísmu y demás pecaos, mos curas del paralís que nun mos dexa movemos a nosotros y a nuestros pueblos: ibual que al home baldéu del evanxeliu, sabemos que al acercate a nosotros, dasmos to Espíritu pa que tengamos vía y la déamos al puiblu. Támoste agraecíos por los que van trabayando pol bien de tós, sobre tó pol bien de la xente y pueblos marxinaos. Dámoste les gracies porque’l destinu del mundu ta nes tos manes, y mos aseguras que va acabar en bien pa tós. Por eso axuntámosmos a tós los santos y ánxeles, pa cantar en sin cansamos nunca.

 

COMUNIÓN: 'Señor, yo creo que Tú yes el Mesíes, el Fiyu de Dios, el que tenía que venir al mundu' (Xn 11,27).

 

ORACIÓN: Señor, Tú que lo pues tó, fei que un día acanzemos la salvación eterna, ya que al damos estos sacramentos mos fixiste tamién un adelentu desa salvación. Pedímostelo por Cristu el Señor Nuistru. Amén.

 

DESPEDÍA: Xesús dizmos que amemos a los enemigos nuestros y que recemos por etchos cuando mos tratan mal. Foi lo que fexo él. Aprendulo del so Padre Dios. Él quiermos gratis. Pídemos ser perfetos como el Padre (v. 48), misericordiosos como él. Santos como él, diz el tchibru del Levíticu (10,2). Xesús atrévese a pedimos que mos asomeyemos a un Dios preocupéu por los sos fiyos, buinu de verdá. Tó lo otro vendramos por añadiúra.