DOMINGU QUINTU DEL TIIMPU ORDINERIU.

 Ciclu A.

 

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR: Xesús ye la tchuz de verdá que vieno a atchumar a los que tan a escures. Ye tchuz porque mos da a conocer a Dios. Atchuma con lo que diz y con lo que fai. Por Él sabemos que Dios ye Padre y que ye Amor... Al damos a conocer a Dios, entchénamos de confianza y ponmos contentos. Gracies a Xesús tenemos nel mundu la bondá de Dios: Él ye el Dios compasivu y misericordiusu que mos quier tanto que da la so vía por nosotros. Y los seguiores de Xesús semos testigos de lo buinu que ye Dios, y encargámosmos de poner nel mundu un poco de la bondá del Padre que mos revela el so Fiyu... La Misa ye el sitiu más amañusu pa conocer al Dios-Amor, al ver que'l so Fiyu muerre y resucita por tós.

 

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de acercamos al Dios buinu, reconozamos los nuestros pecaos:

-Por olviamos de que Dios ye el Padre nuistru que mos quier. Señor, ten piedá.

-Por nun ser la sal y la tchuz que fai que el evanxeliu del amor atchegue a tós. Cristu, ten piedá.

-Por faltamos les obres bones que tcheven a la xente a falar bien del nuistru Padre Dios. Señor, ten piedá.

 

ORACIÓN: Nun dexes, Señor, de atender con amor de la to familia; curia de etcha y defiéndela siempre, porque sólo en ti tien puestes les esperanzes. Pedímoslo por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PRIMER TCHETURA. El que se porta como hermenu del que tchora, vuélvese pa él tchuz y esperanza. Y ayúa a que haya una tierra nueva, porque fai que'l Dios-Amor viva nel mundu.

 

Del Tchibru de Isaíes, 58,7-10. "Esto diz el Señor: Vas a compartir el to pan con el que anda afamiéu, has de dayos posá a los probes sin tichu, darasi ropa al que anda sin etcha, y nu i deas la espalda al to hermenu. Si faes eso, vas asomeyate a la tchuz del amanecerín, y les mancaúres que tengas van curásete volao. El to comportamiintu buinu va dir per delantre de ti, y la gloria de Dios dirá per detrás de ti. Entós Dios va oyete si i pides algo; si lu tchamas, va decite: «Aquí toi». Si nun te aprovechas de la xente, si nu amenazas nin das bufíos a naide; si i das al oprimíu lo que quies pa ti y si fartucas al afamiéu, entós vas asomeyate a una tchuz que esclara el tenebriru, y la to escuriá volverase claror de midiudía". PALABRA DE DIOS.

 

La tchetura pensá y reposá del capítulu 58 de Isaíes déxamos bien claro lo que i gusta a Dios: nun se trata de facer sacrificios nin mortificamos; trátase de "romper les caenes inxustes, soltar les ataúres del xugu, dexar tchibres a los oprimíos y romper toes les clases de xugos" (Is. 58,6). Y nun ye ná difícil ver que eso que dixo el profeta val tamién pal nuistru tiimpu. Hai nel mundu caenes abondes y xugos bien pesaos. Lo único distinto ye el material con que tan fechos y lo mal que se da ún de cuenta de les ataúres y dependencies que traen con etchos. Pero los resultaos son asomeyaos: xente enayená, marxiná, esplotaos por otros. Les caenes y xugos con que se dexa sin derechos y sin tchibertá a los emprobecíos del mundu son duros y brutales, y traen fame, inorancia, guerres, sufrimiintu. Les caenes y xugos que atan a la xente del primer mundu, son de roses y adormecen les sensibiliáes y les conciencies, ente los suaños del tan cacareéu bienestar. El sufrimiintu y opresión de los probes anima y emburria a cambiar el mundu, pa que poamos tener una socieá de hermanos y de ibuales. Los gananciosos nisti mundu inxustu nel que tamos, anímanmos a que dexemos les coses nes sos manes, pa que fagan del mundu lo que se yos antoxe, y ofrécenmos un plataín de lentexes pa que arrenunciemos al derichu a que'l futuru del mundu lu decidamos ente tós. Del utru tcheu tan los afamiaos, los probes sin tichu, los sapartaos del pogrisu, los que sienten na carne propia lo cruel que ye el mundu, y piden compartir los bienes. Y les quexes de etchos failes sós el Profeta, y lo mesmo fai Xesús de Nazaré al invitamos a ser sal y a ser tchuz. Sal que fai que nun se escomponga y que dure pa siempre el amor nesta tierra; tchuz que sema esperanzes y frutos buapos nel camín de los que les tan pasando mal. Pero, ente nosotros, ¿hai algún que tea costruyendo hermandá?, ¿atópase algún que dea la cara por los derechos de los probes?, ¿hai algún que quiera oyer falar de compartir? ¿Ulos? ¿Nun defendemos tós que los bienes son pal que se fexo emu detchos a como sea, y non del que tien menester detchos pa vivir como home, y como fiyu de Dios? ¿El pan ye pal que tien fame, o pal que quier ser más ricu ca día? ¿Les melicines son pal que tea melu, o pal que nun piensa más que nes ganancies? ¿Les viviendes son pa facer negocios con etches, o pa que tul mundu tenga onde vivir como persona? ¿Ú a los que tan empeñaos en ser hermanos de los oprimíos?, ¿qué se fixeron? Los escoyíos pa facer de tós los homes una sola familia, ¿ónde tan? Nisti mundu del neotchiberalismu que tó lo empapa, paez que naide se atreve a alzar la voz pa decir que'l futuru de vía nun lu aseguran los grandes consorcios financieros, nin el que se ande catando riquezes caún pa sí, nin recortando los beneficios sociales que son los que aseguran un mínimum de bienes pa tós. La utopía cristiana, ¿nun requier de una socieá na que se puea ver el amor que tós se tienen al compartir les coses como hermanos? ¿Quién fai la tchabor de los profetes?. Y ¿pa qué decimos que semos los seguiores de Xesús, si nun mos importa pa ná el que tós los homes séamos un únicu cuirpu, una mesma familia, nos que se comparte tó? Más tovía, por mor de la nuestra pasiviá y desorganización, y gracies a la nuestra militancia y a los nuestros votos, ¿nun será por lo que campan nel mundu proyetos socioeconómicos nos que nu importan otres coses más que les ganancies de los grandes? ¿Nun tamos convencíos de que'l cristianismu ye la esperanza pa los pueblos probes? ¿Nun ye posible más que'l mundu que impón el capital? ¿Nun tamos trabayando pa que'l mundu sea distintu? ¿Nun tien bastante fuerza pa movemos a etcho el ver a los miles de mozos desempleaos, a los obligaos a dexar so casa y a los sós, a nuestra Asturies siempre saqueá nos sos recursos humanos y riquezes?... San Pablu decía que la fuerza veníai de la cruz de Cristu. ¿Nun miramos pa los miembros del Cristu que ta crucifikéu? ¿Nun son esos miembros el nuistru puiblu, los marxinaos, los probes? ¿Nun mos da rabia que pase eso?

 

SELMU RESPONSORIAL. 111.  Tós: El xustu ye una tchuz que esclara el tenebriru.

-El que ye xustu, buinu y compasivu ye una tchuz que esclara el tenebriru. ¡Dichusu el que ye compasivu y empresta, y aministra bien los sos negocios!

-El xustu nunca va atarametchar, y van acordase siempre dél. Nun tien miiu a males noticies, porque el so corazón confía nel Señor.

-Nun tien miiu, ta seguru delantre de los sos contrarios. Dayos limosnes a los probes, nun dexa nunca de ser honréu, pue andar siempre con la frente muy alta.

 

SEGUNDA TCHETURA: Nun ye cuestión de perres, nin de poer, nin de maña. La hermandá y el ganar a los amos del mundu, nun se consigue como nun sea dexándomos tchevar del amor, que fai que mos pongamos al serviciu de tós y nun dexa que mos aprovechemos de los otros.

 

De la Primer Carta de san Pablu a los Corintios. 2,1-5. "Hermanos: Cuando fui aonde vosotros pa davos a conocer el plan misteriusu de Dios, nun tchegué con palabres pulíes nin con discursos complicaos, porque ente vosotros nun quixe ufaname de saber más coses que a Xesucristu, y pa eso crucifikéu. Presenteme delantre vuestra en sin fuerzes, asustaízu y apokéu; les mios palabres y pédriques nun yeran elegantes nin preparaes pa que i gustaran a la xente. Lo que sí se dexó ver foi el poer del Espíritu, pa que creyerais non gracies al saber de un home, sinón gracies al poer de Dios." PALABRA DE DIOS.

 

EVANXELIU: Dios quier que los sos discípulos fagan que nel mundu sea el amor el motor de tó, porque ye eso lo que precisan los que agora sufren. Y esos discípulos ¿nun semos nosotros?

 

Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 5,13-16. "Naquel tiimpu, díxoyos Xesús a los sos discípulos: «La sal de la tierra soisla vosotros. Pero si la sal se pon sosa, ¿con qué i darán sabor? Nun val más que pa arrefundiatcha y que la pise la xente. La tchuz del mundu soisla vosotros. Nun se pue esconder un puiblu que ta no cimero de un monte. Una vela priéndese pa ponetcha nel candeliru, pa que atchume a tós los de casa, y non pa que tea escondía, metía nun cupín. Ibual pasa con vosotros: tenéis que ser tchuz que atchume a tós, pa que vean tó lo que facéis de bono y bendigan al vuistru Padre que ta nel ciilu.»" PALABRA DEL SEÑOR.

 

-La Palabra de Dios dizse a los homes que vivimos na historia. ¿Qué pedricaba Isaíes a los que vivían cuando él? ¿Yera importante pa etchos?

-Si Isaíes mos falara nel nome de Dios a los que vivimos aquí y agora, ¿cómo mos esplicaría qué ye lo que i gusta a Dios? Y tú, ¿cómo yos enseñas a los tos lo que han de facer pa agradái a Dios?

-El Evanxeliu dizmos que Xesús pensó en que los sos discípulos dían a ser "sal" y "tchuz". ¿Pa ti, qué quier decir eso? ¿Farémosyos falta, nisi sentíu, a los probes, a los pueblos, a la xente moza, a los vecinos?

-Manuel Mounier decía que lo peor que i pue pasar a una comuniá ye que se cansen los buenos. ¿Tien algo que ver con nosotros lo malo que hai nel mundu? ¿Deberase a nosotros lo que yos pasa a los pueblos?

-San Pablu fálamos del Espíritu que se dexó ver al costruir la comuniá de Corintu. ¿A qué se refier y qué pon en cuestión eso que diz? ¿Qué mos sobra y qué mos fai falta pa ser una comuniá de hermanos?

 

REFLESIÓN: Isaíes fala de cómo la to casa pue volvese una fábrica de tchuz pa los demás. Si en etcha atopa posá el que nun tien casa, o hai pan y ropa pal que los precisa, entós tas fabricando tchuz pa ti y pa los otros. Si yes esperanza del que nun la tien, entós 'la to escuriá volverase claror de midiudía'. Si ayúas al probe, 'les mancaúres que tengas van curásete volao'. Eso de que fala Isaíes son les obres bones que tien que ver la xente, a como diz Xesús, pa que bendigan al Padre del ciilu. Ente les coses bones que hai que facer ta el nu aprovechase de naide, ni amenazar nin dar bufíos. Tó eso tien que ver con Dios y con el cultu. Dios oye lo que i pedimos si nosotros oyemos al prósimu. Dios contestai: 'toi aquí', al que i abre la puerte al que picó pa pedir algo. Nun ta de sobra acordase tamién de aquetcho de 'nu i deas la espalda al to hermenu', que, como diz el Evanxeliu, 'la vela priéndese pa que atchume a tós los de casa'. Nun se pue ser 'candil de la caleya y escuriá de la casa'. Y eso pasa más veces de la cuenta, no material y no relixioso. Como si el hermenu y el vecín nun precisaran de tchuz no material y no relixioso. En sin olviar que les tchuces altes nun dexan ver. Por eso Pablu, escaldéu con lo que i pasó nel Areópagu, foi a Corintu 'asustaízu y apokéu', sin ufanase de ná, como quien diz: 'a la pata la tchana'. Si Cristu ta na cruz como el que nun pue ná, el pedricaor nun pue paicer resabíu nin importante. Si Xesús de Nazaré nazú probe y morrú sin ná pa salvamos, ye probable que los munchos recursos nun mos valgan pa dar a conocer al Salvaor... La homildá ye menester pa que la tchuz nun ciegue a naide. Ponese en plan de saber muncho y presumir de etcho, sobre tó ente los parientes y vecinos, ofiende, y fai que la xente zarre los bueyos y nun vea la tchuz. Lo grave ye que la tchuz ye Cristu el Salvaor. El apóstol tien que ver que la xente conoza y siga a Cristu, y pa eso tien que olviase de los sos intereses y gustos. Lo que tien que dexase ver ye 'el poer del Espíritu, pa que crean gracies al poer de Dios, y non gracies al poer de un home.' Eso de valise de medios poerosos y caros y de dedicase a 'la xente que más val', acaba casi siempre en pedricar un Cristu distintu del de verdá, que cai nes tentaciones del poer y les perres y ta al serviciu del sistema inxustu y desibual que ye el emu del mundu. Les universiaes católikes, los colexios relixiosos, les emisores de la Ilesia, les clases de relixión, los edificios buapos ¿preparan a la xente pa que consiga un bon puistu al serviciu del sistema, o pa que siga al Xesús probe, entreguéu en cuirpu y alma a cambiar el mundu?... Nel evanxeliu de hoi dizse que tamos aquí pa ser sal y tchuz. La forma de pensar y de ser del seguior de Xesús tien sabor a evanxeliu. El egoísta y el inxustu dexan tufu a podre. Encomparamos con la sal podrá paicemos poca cosa. Pero nun ye poco dar sabor a la comía y quitar que la carne se descomponga... Facer que'l tretu con los demás sepa a evanxeliu, tenga sabor a amor, nun ye poco. Ver que'l egoísmu y la soberbia nun escompongan la comuniá nin la familia de los fiyos de Dios, val más que dir pel mundu dándomosles de grandes. Y amar al probe y al sufríu, dayos esperanzes y atchanayos el camín (que ye facer que dexen la escuriá y salgan a la tchuz y al contintu), ye lo más buapo que se puea facer. Ser sal y ser tchuz tien muncho que ver con facer que la bondá nun sapaeza disti mundu. Ser sal y ser tchuz ye tchabor del que ama. Acuérdamoslo Xesús.

 

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que Dios ye'l Padre buinu de tós?

-¿Creéis que Xesús, el Cristu, ye'l Fiyu de Dios que se fexo home, y mos revela quién y cómo ye Dios?

 

-¿Creéis que Cristu ye la tchuz que mos fai ver que Dios ye Amor, y que la salvación ta en queremos unos a otros?

-¿Creéis que Dios mos escoyú pa que túl mundu sepa que Él mos quier y que tós semos hermanos?

-¿Creéis que semos sal y tchuz del mundu si mos portamos como hermanos de los probes y sufríos?

-¿Creéis que ayuaremos a que la xente conoza a Xesús si mos ven homildes y con espíritu de serviciu?

Ésta ye, hermanos, la nuestra fe: la que mos fai tchuz y sal del mundu; la que mos vuelve serviores de los probes; la que mos tcheva a dar alegría y esperanza a los sufríos.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios:

-que nunca volvamos les espaldes al que tien menester de nosotros.

-que séamos homildes y serviciales.

-que los cristianos nun séamos razón de quexes pa naide porque semos malos con etchos.

-que la xente bendiga a Dios Padre al ver que semos una bendición pa los probes y sufríos.

-que Dios mos entchene del so Espíritu, que tien poer pa facer que la xente crea y siga a Xesús.

-que séamos la sal y la tchuz que precisa el mundu.

 

ORACIÓN: Señor Dios nuistru, que te vales del pan y del vinu pa damos fuerzes cuando ya mos tan faltando, fei que sean tamién pa nosotros sacramintu de eterniá. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PREFECIU: Señor, Padre sentu, Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, mereces que te déamos les gracies y tamos obligaos a dáteles siempre y en tós los tchaos, porque el to amor al mundu foi tan misericordiusu que nun te conformiste sólo con mandamos de Redentor al to mesmu Fiyu: quixiste que se asomeyara en tó a nosotros menos nel pekéu, pa asina poer querer en nosotros lo que querías en Él. Al obedecete Él, volviste a damos tó aquetcho que habíamos perdío al desobedecete. Ye por eso por lo que agora, entchenos de contintu, axuntámosmos con los ánxeles y los santos pa emponderate diciendo:

 

COMUNIÓN: 'Felices los que tchoran, porque tendrán consuilu. Felices los que arranan de fame y sé de xusticia, porque van quear fartucos' (Mt 5,5-6).

 

ORACIÓN: Señor Dios, que quixiste que comiéramos del mesmu pan y bebiéramos del mesmu cáliz, pedímoste que vivamos tan auníos a Cristu que, contentos, demos frutos que tcheven salvación a tós los homes. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

DESPEDÍA: Los cristianos tamos encargaos de que'l mundu nun apodreza. Pero nun cumplimos, porque lo que más hai per tós los tchaos ye inxusticia y egoísmu. Y en ve de ponemos de parte de los probes, tamos de parte de los que se faen ricos a costa detchos. Diéronmos el Espíritu de Dios, que ye Amor, pero escondiémoslu... El amor ye la tchuz que debía atchumar el camín de los probes y sufríos, pero dexemos de amar. Al acercamos a Xesús, la tchuz verdaera, crez la esperanza de que se mos encienda el amor, y déamos al mundu el sabor cristienu y a los probes un futuru de xusticia y paz.