DOMINGU TERCIRUCiclu A. 

 

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR: S. Matéu fala muncho del 'Reinu'. Diz 'Reinu de los Cielos' porque escribe pa xente xudía que tenía reperu en prenunciar la palabra 'Yavé' pa referise a Dios… Xesús emprincipia diciendo que’l Reinu ya ta tchegando. Los xudíos esperaban un reinu de xusticia y de paz. Ye lo que esperaban los probes y los oprimíos... Con Xesús, el Reinu nun ye sólo pa los xudíos; ye pa tós. Nun tchega porque nosotros lu merezamos; ye un reguelu de Dios... Sémase y crez como la grana; maurez si el suilu lu dexa maurecer... Ye una ayalga pal que lu atopa... Ya ta cerca... Ye una bona noticia que hai que dar a tós, de palabra y con señales... ¡Hai que pedíi a Dios munches veces: 'Venga a nos el to Reinu'! 

 

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de acercamos al Dios buinu, reconozamos los nuestros pecaos: 

-Por vivir como si nun tuviéramos tós al mesmu Padre. Señor, ten piedá. 

-Por nun seguir el camín que Cristu mos atchuma con lo que diz y fai. Cristu, ten piedá. 

-Por tar dividíos y en sin queremos. Señor, ten piedá. 

 

ORACIÓN: Señor Dios, que lo apués tó y que vives pa siempre: ayúamos a vivir como Tú quies que vivamos, pa que déamos bonos frutos nel nome del to Fiyu, el que prefieres, que vive y reina contigo y con el Espíritu Sentu per siempre xamás. Amén. 

 

PRIMER TCHETURA El profeta prediz, de parte de Dios, un mundu de fiesta y de tchibertá pa los que sufren y tan oprimíos. 

 

Del Tchibru de Isaíes. 8,23b-9,3. "Atchá antano cásique fai desapaicer Dios al país de Zabulón y al país de Neftalí; ambuano va facese famusu el camín del mar, al utru tcheu del Xordán, na Galilea de los paganos. El puiblu que andaba a escures viu una tchuminá grande; vivía nun tenebriru, y prendistei una tchuminaria. Distei la bendición, fixístelu crecer, entchenístelu de contintu, por eso ta agora de fiesta y te bendiz, como lo faen los segaores al acabase la cosecha o como lo faen los soldaos cuando ganan la guerra. El xugu que tchevaban enriba, la guiyá con que yos arreaban nel tchumbu, y el létigu del capataz, fixístelos trizes como el día de Madián." PALABRA DE DIOS. 

 

Isti anunciu féxolu casi seguro el profeta aprosimao al eñu 732 antes de Cristu, cuando el rey de Asiria ocupó y dexó en ruines a Israel, el puiblu hermenu de los xudíos. Como facían casi siempre, los asirios tchevaron a munchos de los israelites hasta lo keo cutchá del so impiriu. Yeran los poblaores de les tierres de Zabulón y Neftalí, que muncho más terdi pasaron a ser la Galilea. Esperdigaos ente los paganos, dexaron de ser parte de la Historia Sagrá, pa entrar na escuriá... La tchiberación que yos promete va ser un triunfu enorme de Dios, que ta entamando que tchegue un reinéu de paz, con un nenín recién nacíu al frente... Nisi puiblu que andaba a escures van poer vese tós los pueblos dominaos por opresores de toes les ralees, los pueblos que nun tienen esperanzes. 

 

SELMU RESPONSORIAL. 26. Tós: El Señor ye pa mí la tchuz y la salvación. 

-El Señor ye pa mí la tchuz y la salvación, ¿a quién i voi a tener miiu? El Señor ye'l que defiende la mio vía, ¿quién me pue facer temblar? 

-Una cosa i pido al Señor, nun quiero más que eso: vivir na casa del Señor tós los dís de mio vía, que yo puea disfrutar de lo buinu que ye'l Señor y ver so timplu. 

-Espero gozar de la bondá del Señor nel tchugar onde tan los que viven. Fíate del Señor; anímate, ten valor. Espera nel Señor. 

 

SEGUNDA TCHETURA Pa que Dios reine ente nosotros ye menester tchibrase de les divisiones. Bien vistes les coses, andar dividíos supón que nun vemos en Cristu al Salvaor nuistru . 

 

De la Primer Carta de san Pablu a los Corintios. 1,10-13.17. "Hermanos: Por Xesucristu el nuistru Señor vos pido que vos pongáis de acuirdu y nun teáis dividíos; que les opiniones y les idees que tenéis vos aúnen en ve de estremavos. Entereme per los de casa Cloe que tais dividíos. Eso me paez a mí, porque unos andáis diciendo: 'yo soi de Pablu', y otros: 'yo soi de Apolu', o: 'yo soi de Pedru', o: 'yo soi de Cristu'. ¿Habrase partío en cachos Cristu? ¿Habrá muerto Pablu na cruz por vosotros? ¿Bautizéstivos nel nome de Pablu? Enteraivos de una vez: nun me mandó Cristu a bautizar; mandome a pedricar el Evanxeliu. ¡Y ná de sermones buapos! Les palabres buapes quitaríani fuerza a la cruz de Cristu." PALABRA DE DIOS. 

 

El pekéu más gurdu na Ilesia ye la división de los creyentes. En Corintu aprovechábanse de los distintos apóstoles pa disimular les causes de les divisiones. La Ilesia tien que tratar de ser una comuniá de persones y de families. Eso nun ye ná fácil cuando son munches les persones y vienen de ambientes y clases sociales distintes. La uniá nun se consigue sólo con bautizase o con oyer misa xuntos y comulgar; la uniá ye un desafíu y supón un esfuirzu tós los dís. Y nun se atchega a etcha disimulando les desibualdaes inxustes que haya; al revés, pa tar auníos, tenemos que empezar a reconocer, caún en particular y tós en conxuntu, que, de les barreres y les inxusticies que dividen a la xente, tenemos tós la culpa... La uniá darase a resultes de la tchabor de tós y caún pa ver que se dea. ¡La Ilesia nun ye la reunión de xente pasiva! Tampoco se tchega a la uniá dismulando la fuerza de la cruz. ¡La cruz tien que apaicer no que se pedrica y nel cómo se pedrica!. Ye menester fe pa enseñar el camín entchinu de sacrificios que Xesús propón. A los xudios que esperaban un rey gloriusu, Pablu presentábayos a un crucifikéu que nun i trexo tchibertá al so puiblu; y escandalizábanse tós. Ibual pasa ambuano: trabayar en sin medios, atopase con les crítikes de los que tan en paz y de acuirdu con el mundu, y esperar nel Dios que apaez atchí onde nu hai más que debiliáes, nun presta muncho. 

-Na tchetura diz san Pablu: "Nun me mandó Cristu a bautizar, mandome a pedricar el evanxeliu". ¿Cómo entiendes eso? ¿Cómo tendrá que entendese esa frase nel nuistru ambiente socio-relixiusu? 

-¿Por qué preferimos la rezaera, y mos gusta tan poco oyer la Palabra de Dios y pensar en etcha? 

 

EVANXELIU Emprincipia Xesús a pregonar el Reinu. Failo per tierres de Galilea, rexión marxiná. Y escueye algunos pa que lu ayúen nesa tchabor. 

 

Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 4,12-23. "Al enterase Xesús de que habían metío prisu a Xuan, volvuse pa Galilea. Dexó Nazaré y foi a vivir a Cafarnaún, cerkina del tchegu, nos tchindieros de Zabulón y Nefatlí. Cumpliéronse asina les palabres del Profeta Isaíes: «Oyéi bien, tierres de Zabulón y de Neftalí y les que tais a la urietcha del mar, al utru tcheu del Xordán; atiéndeme, Galilea, tierra de paganos. El puiblu que andaba a escures viu una tchuminá grande; vivía nun tenebriru, y prendistei una tchuz.» Foi entós cuando empezó Xesús a pedricar. Decíayos: «Cambiái la vuestra vía y el vuistru corazón, porque ya ta cerca el reinu de los cielos.» Andando a la vera del tchegu de Galilea viu a dos hermanos: a Simón, al que tchamaron depués Pedru, y a Andrés, que taban echando la ré nel tchegu, pos yeran pescaores. Y díxoyos: «Seguíime que voi facevos pescaores de homes.» Dexaron entós mesmo les rees, y fueron con él. Más palantre viu a otros dos hermanos, Santiagu y Xuan, fiyos de Zebedéu, que taban na barca repasando les rees con so padre. Tchamolos Xesús, y etchos tamién dexaron entós mesmo la barca y a so padre, y fueron con él. Xesús andaba per tó Galilea enseñando nes sinagogues. Pregonaba el bon anunciu del Reinu, y curaba toes les enfermeáes y dolencies de la xente". PALABRA DEL SEÑOR. 

 

En ve de 'convertíivos' ponemos que Xesús decía que cambiaran la forma de vía y el corazón. La palabra 'convertise' quier decir 'agarrar utru camín', pero eso pue entendese de munches maneres... Pa Xuan el Bautista, convertise yera dexar los vicios. Pa Xesús, yera cambiar la vía depués de cambiar per de dientro... Nel Evanxeliu dase ún de cuenta de que esos cambios dalos la xente cuando se atopan con la misericordia de Dios, y ye'l Espíritu Sentu el que fai que cambiemos. 

-Jesús decía: "¡Cambiái!". ¿En qué debía vese que los que oyían a Xesús habían cambiao? 

-Si la conversión supón cambiar la orientación del corazón y de la vía, ¿faimos falta la conversión a nosotros? ¿A qué ye a lo que aspiramos na vía? ¿Tendrá algo que decimos Xesús nisi asuntu? ¿Qué mos diz? 

-Xesús pedricaba el evanxeliu (la bona noticia y pograma de una tierra nueva y un ciilu nuivu), curando les enfermeáes y dolencies del puiblu. ¿Pa qué quier seguiores? ¿Semos cristianos porque sabemos que poemos facer algo pa curar el sufrimiintu del puiblu, y pa decíi a tul mundu que poemos ya queremos como hermanos? 

-¿Qué será seguir a Xesús aquí onde vivimos? ¿Qué escurez la vía de los nuestros pueblos? ¿Cuála ye la alegría que Xesús quier traemos? ¿Qué poemos facer pa atchumar na escuriá en que tamos? 

-Facemos que'l Reinu se dea na historia faciéndomos hermanos de tós. Ayuamos a que atchegue a nosotros metiéndomos a cambiar les estrutures de la socieá y faciendo por dominar la naturaleza: tarees precises pal triunfu definitivu de la vía, de la xusticia, de la paz, del amor. ¿Gústamos ser los costrutores del Reinu? 

-¿Como grupu, como "comuniá", poemos facer pol Reinu algo más que vivir caún pa sí? ¿Por qué? 

 

REFLESIÓN: Xesús nun fexo como Xuan Bautista que pedricaba y bautizaba a la urietcha del Xordán. Él andaba de un sitiu pa utru, valiéndose de la palabra y de la compasión... Son los que andan a escures los que tan precisaos de tchuz. Por eso Xesús emprincipia a pedricar per Galilea, rexión apartá de la capital, marxiná; atchí la xente habíase mezclao con los paganos y la so relixión taba poco apegá a les leyes y tradiciones xudíes. Por eso i tchamaba Isaíes 'Galilea de los paganos' (Is 8,23-9.1)... Depués de resucitar, Xesús manda que fagan a tós los pueblos discípulos sos. La tchuz ye pal que ta a escures, la tchibertá ye pal que ta prisu, la alegría pal que ta triste, y les melicines pal que ta melu. Por eso nu hai que asustase al saber que tamos como los de les tierres aquetches de Zabulón y Neftalí de que fala la Escritura, porque Xesús vieno por nosotros; traimos el Reinu... Nun ye menester preguntase ónde ta, porque ta cerca; acanzomos... Pedricaba: ‘Convertiivos, que'l Reinu de los cielos ta cerca’ (Mt 4,17). Ye isi el anunciu buinu que yos dio y que mos da... Ye capaz de cambiamos la manera de pensar y de ser. Pue facemos salir del egoísmu y la mentira en que tuviemos hasta agora... Ibual que Pedru y Andrés, que Xuan y Santiagu, tamos tamién apuntaos nosotros pa isi Reinu de los Cielos: 'Seguíime, que voi a facevos pescaores de homes' (Mt 4,19). Faréis lo de antes, pero de otra forma... Cristu ofrezmos que nun téamos ataos a lo que pasó, que nun dependamos más que del futuru. Poemos ser lo que vamos a ser. Xesús nun vieno a damos ser lo que ya fuimos; vieno a facemos homes nuevos. Hai xente vieya porque'l futuru que cata ya ta gastéu, apaguéu: quier ser lo que foi. Apitézeni les cebotches de Exiptu, la escuriá onde vivú. Pero Xesús ofrezte la posibiliá de vete, pero nuivu, como nunca te habías visto. Los primeros discípulos sabían pescar peces, pero nun sabían pescar homes. Pa eso nun yos diz: 'traéi pa ki tó lo vuestro'; lo que yos diz ye: 'dexái aende tó'. Si aportaran tchevar la barca y el equipu de pesca, les sos maneres de ver y de pensar, y la so forma de valorar les coses, habríanyos estorbao pal Reinu... Xesús nun tien menester de lo que sepamos facer; pa eso hubiera catao a los entendíos que andaban alreor del timplu... Aquetches dos parexes de hermanos siguiéronlu. Nun sabían qué yera lo que dían a facer. Pero taban dispuestos a tó. Los discípulos que vengan más terdi tan invitaos, como etchos, a seguir al Maístru, no que pregona y no que fai... Y a eso tamos invitaos tós: a anunciar el evanxeliu, sin discutinios que tchevan a olviase de lo que val de verdá... Lo que hai que facer ye fiase de Xesús y decidise a dir con Él. Porque ye a Él al que sigue el cristienu… Lo de ‘seguíime’ acuérdamos lo que diz Xuan nel so Evanxeliu: ‘Nun seis vosotros los que me escoyestis a mí; soi yo el que vos escoyú a vosotros y vos manda que vayáis y deáis frutu’ (Xn 15,16)... Cristu ye’l que invita; ¡y gratis!. Pero ye una invitación que pide el compromisu de ponese al so serviciu y a cumplir lo que Ël quier… Xesús ye’l Maistru, pero el comportamiintu del discípulu nun ye aprender; ¡ye seguir!... O si queremos: ye aprender siguiendo a Xesús y nel so seguimiintu... Ser discípulu de Xesús ye facer nuistru el plan del Maístru, tchevar el camín que Él tchevó, y tener el so estilu de vía al serviciu del Reinu… Pablu, na so carta, enfréntase al poblema más fíu que tenía la so parroquia de Corintu: taban dividíos. Unos decíanse seguiores de Pedru, otros de Apolu, otros de Pablu. Taban más cerca de Babel que de Pentecostés. Pablu nun ta contintu de que haya xente que sea partiaria dél. Tó lo contrario. Si catara eso, ¿nun taría pedricándose él en ve de pedricar a Cristu? Pablu dizyos a les clares que él tien utru partíu y otra devoción: '¡Yo soi de Cristu!' Como quien diz: 'Yo nun reconozo a naide más que a Cristu. Él foi el que morrú por mi. Él ye'l tchibertaor.' Seguir a utru cualquiera, divide (nun hai más que amirar pal mundu de la política). Nun se trata de pensar o facer lo que piensa o fai Apolu, o Pedru, o Pablu. Trátase de que Cristu viva en mi. Pero eso failo sin suplime, porque Él déxame tó la responsabiliá no que fago de mio vía... Cristu féxomos tchibres a costa de la so sangre, ¿por qué sometemos a otros si semos los fiyos de Dios? Por eso los cristianos del únicu del que mos enfotamos ye de Xesús. Y seguímoslu a Él. Y el que lu sigue faise tchibre. Tchibromos pa que poamos tar auníos. 

 

CREO: Digamos bien alto lo que creemos: 

-¿Creéis que Dios ye el Padre buinu que mos quier? 

-¿Creéis que Xesús de Nazaré ye la tchuz con que Dios mos atchuma el camín de la tchiberación? 

-¿Creéis que cristienu ye’l que quier pensar como Xesús y facer lo que Él fexo? 

-¿Creéis que el Reinu de los cielos ta cerca? 

-¿Creéis que Xesús, al morrer na cruz, apúo pa siempre a lo que mos divide: el odiu, el egoísmu y la soberbia? 

-¿Creéis que tamos invitaos a seguir a Xesús faciendo el bien, pa que tós sepan que el Reinu ya ta cerca? 

Ésta ye, hermanos, la nuestra fe: la que mos tchibra del egoísmu y mos pasa al Reinu del amor, la que fai que sigamos a Xesús y vayamos faciendo saber a tós, con lo que decimos y facemos, que’l Reinu de Dios ta cerca. 

 

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios: 

-que viamos en Xesús al Salvaor que Dios mos mandó. 

-que sigamos a Xesús y fagamos saber a tós que’l Reinu del amor ta cerca, porque nosotros ya queremos a tós. 

-que conozamos cá vez meyor a Xesús y asina poamos andar sin estraviamos. 

-que los cristianos catemos el camín de la unión y la paz. 

-que tól mundu puea ver cómo el seguir a Xesús mos cambia y mos fai capaces de ser hermanos de tós. 

-que ayuemos a que la tierra se entchene con la bendición de la paz y de la xusticia. 

 

ORACIÓN: Señor, queremos que te preste esto que te ofrecemos, y ya que lo faes santo pensando nel bien nuistru, pedímoste que mos traiga la salvación a nosotros. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén. 

 

PREFECIU: Señor, Padre sentu, Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, mereces que te déamos les gracies y tamos obligaos a dáteles siempre y en tós los tchaos, porque to amor al mundu foi tan misericordiusu que nun te conformiste sólo con mandamos de Redentor al to mesmu Fiyu: quixiste que se asomeyara en tó a nosotros menos nel pekéu, pa asina poer querer en nosotros lo que querías en Él. Al obedecete Él, volviste a damos tó aquetcho que habíamos perdío al desobedecete. Ye por eso por lo que agora, entchenos de contintu, axuntámosmos con los ánxeles y los santos pa emponderate diciendo: 

 

COMUNIÓN: 'Yo soi la tchuz del mundu: quien me sigue nu anda a escures, al revés, tendrá la tchuz de la vía' (Xn 8,12). 

 

ORACIÓN: Señor Dios que lo apués tó: pedímoste que tós los que atchuguemos el reguelu de vivir una vía nueva, téamos siempre contentos por el reguelu tan buepu que mos faes. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén. 

 

DESPEDÍA: El Reinu de los cielos ta cerca. Ye eso lo primero que pedrica Xesús. Eso siéntese sobre tó nes mises: el Dios nel que creemos quiermos tanto que dexa que´l so Fiyu muerra por tós los pecaores. Nun muerre por los santos, nin por los xustos. Muerre por los malos y por los inxustos: como quien diz, por nosotros. Y escurrú que mos acordáramos deso al compartir el pan y el vinu. Ye ésa la noticia que tós tienen que saber: ¡Dios ye buinu, y quiermos muncho! Y los que mos axuntamos pa oyer isi notición, ponémosmos contentos... El que tien el futuru nuistru nes sos manes, ¡quiermos! Esa noticia faimos cambiar y asina emprincipiamos a querer y a perdonar a tós. Por eso semos testigos de que ya hai amor nel mundu, de que’l Reinu de los cielos ta cerca: talo el Amor con que Dios mos quier, el amor con que mos queremos unos a otros. Y eso tienen que sabetcho tós.