DOMINGU SEIS DEL TIIMPU ORDINERIU

CICLU A

 

MONICIÓN DE ENTRÁ: La primer tchetura de hoy emprincipia diciendo: “si quies, pues”... Paezme que ye'l meotcho de lo que Cristu mos diz desde les altures del monte aquel que escoyú pa falamos. Acuérdamos que semos tchibres. La lei nueva nun ye un “tienes que”, nin ye un “debes de”. Ye un: “si quies, pués ser dichusu”... El asuntu ye “escoyer”... Como si mos dixeran: 'si nun quies ser ún cualquiera', 'si nun quies malgastar la vía nin perder el tiimpu', 'si nun quies facer el tuntu', entiende lo que quiero decite, cumple con etcho, apriéndeyoslo a los otros... Pero antes de aprendeyos ná a los otros, ye preciso ¡haber entendíolo!, y antes tovía ye menester ¡haber cumplíolo!... Si piensas que los demás nun te entienden lo que yos dices, ¡enséñayoslo con les obres! ¡Que obres son amores, y non bones razones!

 

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de emprincipiar la misa reconozamos que semos pecaores:

-Porque tamos ataos a coses que nun mos dexan amar. Señor, ten piedá.

-Porque nun pensamos que seguir a Xesús sea de sabios. Cristu, ten piedá.

-Porque mos falta el espíritu buinu que movía a Xesús. Señor, ten piedá.

 

ORACIÓN: A ti, Señor, préstate vivir con los que son honraos, homildes y cencietchos, por eso pedímoste el reguelu de poer tenete siempre con nosotros. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PRIMER TCHETURA: Nacemos pa ser tchibres; ser responsables de lo que facemos o dexamos de facer ye propio de los homes. Ser tchibres y responsables ye un derichu, ye una vocación, ye un deber, ye un plan personal y comuniteriu.

 

Del Tchibru del Eclesiésticu. 15,15-20. "Si quies, pues facer lo que te mando, y ta nes tos manes seme fiel. Delantre de ti tan el fuiu y el abua, tcheva la mano aonde quieras. Delantre del home tan la muerte y la vía, daráni a caún lo que escueya. La sabiuría de Dios ye enorme, porque Él apuelo y velo tó. Los bueyos de Dios amiran pa tós, Él dase cuenta de tó lo que fai la xente; a niún lu obligó a nun creer, ni i dio permisu a naide pa facer pecaos". PALABRA DE DIOS.

 

Los homes son tchibres y responsables. Moisés ya había dicho: 'Delantre de tí tan la muerte y la vía; tú yes el que escueye.' (Deut.30,15-20) A veces na Biblia paez que se diz que Dios emburria al home pa que faga pecaos, pa mandái depués castigos (Ex.10,27, o 2 Sam.24.1); pero los homes semos tchibres. Los israelites taban convencíos de que nun poían facer ná si Dios nun lo quería, por eso nun yeran a esplicase que un home fixera pecaos sin que Dios lo quixera. Pero, por más que yos faltaran palabres pa esplicase, sabían bien que la xente ye responsable de lo que fai o dexa de facer.

A lo fondero de toes les aspiraciones de la xente y de tós los sos afanes atópanse les ganes de ser tchibres, les ansies de tchibertá. La Declaración de los Derechos Humanos, cásique en tós los artículos, fálamos de tchibertá. Nun ta mal echayos una bueyá:

 

"Tós los homes nacen tchibres y son ibuales en diniá y derechos" (Art. 1); "Tós los homes tienen los derechos y tchibertaes que tan nesta Declaración" (Art. 2); "Tós los homes tienen derichu a vivir, a ser tchibres y a tener seguriá personal" (Art. 3); "A naide se lu pue tener de esclevu o de siirvu" (Art. 4); "A naide se lu pue meter prisu, nin tchevar deteníu, nin esterrar porque sí" (Art. 9); "Nun se pue entrometer naide na vía particular de los otros, nin na de la so familia, nin en la so casa, nin en la so correspondencia" (Art. 12); "Tó la xente tien derichu a dir de un tcheu pa utru y a vivir onde i dea la gana per dedientro de les fronteres del so país... Tien derichu a salir de cualquier país, hasta del prupiu, y volver a él cuando quiera" (Art. 13); "Tó la xente tien derichu a la tchibertá de pensamiintu, conciencia y relixión" (Art. 18); "Tul mundu tien derichu a la tchibertá de opinión y de espresión" (Art. 19); "Tul mundu tien derichu a la tchibertá de reunión y asociación pacífikes. A naide se lu pue obligar a ser de una asociación" (Art. 20); "Tó la xente tien derichu al trabeyu, a escoyer tchibremente el empléu, a condiciones xustes y bones de trabeyu y a la proteción contra el desempléu" (Art. 23); "Tul mundu tien derichu a participar tchibremente na vía cultural, a disfrutar del arte, a participar del pogrisu científicu y a beneficiase dél" (Art. 27).

 

Tantes declaraciones pa decir que semos tchibres son debíes a que la tchibertá de la xente ye lo que menos hai, y a que la xente nun tuvo más remidiu que enfrentase tul tiimpu pa poer tchibrase de les munches caenes que la ataban... Paiciera que la historia de los pueblos debía estudiase dandoi la mayor importancia a les formes distintes con que consiguieron la tchibertá. La historia que mos aprendieron hasta agora casi nu i da importancia más que a los que dominaron siempre al puiblu imponiendoi la so voluntá per tós los moos que pudieron; nu había sitiu netcha pa ver les luches y sacrificios de los que nu abuantaron la esplotación de unos por otros y fixeron tó lo posible pa ganar les tchibertaes que agora tenemos... Por munches y buapes que sean les declaraciones de tchibertá, la ambición y coícia tiénenmos siempre nel tris de perder la tchibertá, o de quitáyosla a los otros... Nun ye na raro ver cómo mos olviamos tamién de que la tchibertá ta al utru tcheu de un camín muy tchergu de lucha -como individuos y como grupu humenu-. Lo que los antepasaos consiguieron con sacrificiu y esfuirzu, poemos perdetcho por pereza y cobardía.

-¿Decidimos el nuistru presente y el nuistru futuru, o son otros los que lo faen? ¿Por qué?

 

SELMU RESPONSORIAL. 118.

Tós: Dichusu el que cumple los tos mandamientos, Señor.

-Dichusu el que cumple los mandamientos de Dios. Dichusu el que cumple los sos mandamientos, y lu cata con tol alma.

-Señor, dístemos los tos mandamientos pa que los cumplamos. Fei que vaya yo pel bon camín y cumpla lo que mos mandas.

-Bendíceme, Señor: asina voi a vivir y a facer lo que dices; ábreme los bueyos y podré dame cuenta de lo estupendes que son les tos Leyes.

-Dame a conocer, Señor, el camín de los tos mandamientos, y diré per él hasta lo último; enséñame a cumplir les tos Leyes, y cumpliré con etches con tól alma.

 

SEGUNDA TCHETURA: Trabayar pa que tós séamos hermanos faimos ver lo que pasa, y lo que la xente tien que facer, de forma distinta a como lo ven los poerosos. Ye un conocimiintu que sólo tienen los que se dexan tchevar de la bondá.

 

De la Primer Carta de san Pablu a los Corintios. 2,6-10. "Hermanos: La verdá ye que a los más avanzaos nes coses de la fe dámosyos un conocimiintu que nun aprendiemos del mundu nin de los sos dirixentes que van queando ya sin poer. Enseñámosyos el plan misteriusu que la sabiuría de Dios tenía escondíu, lo que Él discurrú desde'l principiu pa tchevamos a la gloria. Esto nin lo atolenaban los que mandan nel mundu. Si lo hubieran atolenao, nun hubieran crucificao al Señor de la gloria. Ya taba escrito asina: 'Nun viu niún buiyu, nin oyú niún oyíu, nin se i ocurrú a naide pensar lo que Dios tien tresnao pa los que lu quieren.' Foi precisamente Dios el que mos lo reveló pol so Espíritu, pos el Espíritu conozlo tó, hasta lo más fondo de Dios". PALABRA DE DIOS.

 

EVANXELIU: Quien vive como fiyu del Dios misericordiusu y xustu tcheva una vía meyor que la de los fariseos, preocupaos sólo de cumplir los deberes rituales y en mirar pa les sos riquezes. Lo que más val nun ye la Ley, ye el so espíritu.

 

Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 5,17-37. "Naquel tiimpu, díxoyos Xesús a los sos discípulos: [Nun vayáis a pensar que toi aquí pa acabar con la ley o los profetes: nun toi aquí pa acabar con etchos, toi pa que se cumplan. Tenéi por seguro que, antes que dexe de cumplise anque nun sea más que una coma de la ley, van a cambiar primero el ciilu y la tierra: va cumplise tó lo que la ley diz. Por eso, el que dexe de cumplir ún de los mandamientos de la ley, por poco importante que paeza, y yos aprienda a los homes a facer ibual, va ser el más pekinu nel Reinu de los Cielos; y al revés, el que los cumpla y yos aprienda a la xente a facer lo mesmo, ísi va ser grande nel Reinu de los Cielos.] Convenceivos de que si nun seis meyores que los maestros de la ley y los fariseos, nun vais entrar nel Reinu de los Cielos. Oyestis que se yos mandó a los vuestros antepasaos: 'Nun poéis matar, y el que mate tien que dir a xuiciu.' Yo dígovos más tovía: el que se noxe con el so hermenu fai un delitu. [Y si ún tchama fetu al so hermenu, merez que lu tcheven a los tribunales, y el que lu trate de reneguéu de la fe, merez dir al infiirnu. Por eso, cuando tcheves a ofrecer algo al altar y te acuerdes de que'l to hermenu tien quexes de ti, dexa atchí lo que vas a ofrecer, y vete primero a facer les paces con el to hermenu; depués vuelves a ofrecer lo que tchevabas. Fei les paces con el to enemigu mientres vais de camín, nun vaya ser que'l to enemigu te denuncie al xuez, y el xuez mande a los buardies que te metan prisu. Ten por seguro que nun vas salir tchibre mientres nun hayas pagao hasta el últimu céntimu.] Sabéis bien que a los antepasaos vuestros se yos mandó nun facer adulteriu. Pos yo asegúrovos que sólo con amirar pa una muyer casá con ganes detcha ye bastante pa facer adulteriu per de dientro. [Por eso, si por mor del to buiyu derichu vas a facer un pekéu, sácatelu y aviéntalu tchuiñe: pos valte más queate sin un miimbru que dir a parar entiru al infiirnu. Y si por mor de la mano vas a facer un pekéu, córtala, porque valte más queate en sin un miimbru que dir a parar entiru al infiirnu. Sabéis tamién que ta mandao dai certifikéu de divurciu a la muyer que un caséu despacha de casa. Pos yo dígovos que'l que despacha a la muyer -menos cuando ye porque i foi infiel-  embúrriala a facer adulteriu, y el que se casa con etcha fai tamién un adulteriu.] Aprendiéronvos bien que los antepasaos vuestros tenían mandao nun xurar en falso y cumplir tó lo que i hayan prometío al Señor. Pos yo dígovos que nun xuréis nunca: [nin pol ciilu que ye onde ta Dios, nin po la tierra que ye onde posa Él los pies, nin por Xerusalén que ye la ciuá del gran Rey, nin po la cabeza, porque nun pués facer blencu o nigru niún pilu siquiera de la cabeza.] Decíi sí cuando ye sí, y non cuando ye non. Lo que pase de eso ye cosa del dieblu." PALABRA DEL SEÑOR.

 

-Nel plan de Dios ta que los homes sean tchibres. ¿Tien enemigos la tchibertá? ¿Pués decir algún, si ye que los hai?

-¿Tien algo que ver la tchibertá con la ibualdá? ¿Y con la fraterniá?

-Según el mundu y los que lu dirixen, ¿quién ye tchibre, y qué ye lo que fai tchibre a la xente?

-¿Foi tchibre Cristu? Pa Xesús de Nazaré, ¿quién ye tchibre, y qué fai tchibre a la xente?

-¿Será verdá que'l amor ye lo único que mos pue facer tchibres?

 

REFLESIÓN: Cristu compórtase  como ún que sigue la lei de Moisés, pero que a la vez rompe con munches coses. Sobre tó ponse en contra de ciertes deformaciones que habían metío nesa lei los “escribes y fariseos” (Mt 5,20)... El Reinu que Xesús pregona requier que se faga xusticia. Nun se trata de una xusticia legal nin formal; ye una xusticia fonda y pensá. Siempre ye más fácil seguir unes normes que comprometese y compartir por amor. El Señor marca unes pautes, y la forma de facetcho ye siempre la mesma: “Oyestis..., yo dígovos...” ; y en tós los casos pon unes desixencies mayores... El meotcho de lo que diz ta nos versículos 23-24.  Lo que se ofrez nel altar nun val pa ná si maltratamos o nun atendemos al hermenu. Nun se trata de escrúpulos personales: el asuntu ta bien cleru: si “el to hermenu tien quexes en to contra” (v. 23). Hai que amirar pal 'utru' pa ver si i va prestar a Dios que vayamos a rezái... Lo malo ye que nun se ve a los cristianos dar media vuelta el domingu pa dir a arregláseles con el hermenu, antes de dir a la ucaristía... Reconciliase con el hermenu requier que se i respeten los derechos y que se i dean señales clares de que tamos de verdá con él... Pero nun poemos queamos en eso: ye menester volver a presentar la ofrenda (v. 24)... Y asina ciérrase un círculu: la oración y el compromisu van de la mano. La ucaristía requier fraternidá humana. Ye la única manera de que les nuestres palabres sean auténtikes, sin medies tintes: un “sí, sí; non, non” (v. 37)... Nel tchibru del Eclesiésticu vense tamién les coses bien clares: “ Delantre del home tan la muerte y la vía, darani a caún lo que escueya” (15,14). ¡Toca escoyer!. La idea taba ya nel tchibru del Deuteronumiu: “Mira bien: nisti día ofrecite de un tcheu el bien y la vía, y del utru el mal y la muerte” (Dt 30,15). La decisión ta nes manes del ser humenu, porque el Señor creolu tchibre (Eclesiésticu 15,14)... Creer en Dios ye escoyer la vía; ¡ye pa la vía pa onde amira el sermón del monte!. Los que se conforman con cumplir solo la tchetra de lo que manda el Señor, nun tan cumpliendo con lo que Él quier, que ye la vía. Aparentan ser mui relixiosos, pero viven na mentira. Y Dios nun va dexar sin castigu al mentirusu, porque “Él dase cuenta de tó lo que fai la xente”... ¡Comportase como los fariseos ye un riisgu pa los que creemos!... El saber que Dios regala, (tien un comportamiintu mui distintu del que tienen los poerosos de isti mundu) va a facer que poamos entender esto: si mos zarramos nuna relixión de normes formales y esternes, si a la oración nun axuntamos la prática de la xusticia, si nun escoyemos la vía, crucificamos a Xesús otra vuelta.

 

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que Dios yel nuistru Padre?

-¿Creéis que Dios mos fexo tchibres a tós los humanos?

-¿Creéis que, a como diz san Pablu (Gál 5,1), Cristu mos tchiberó pa que fuéramos tchibres?

-¿Creéis que pol pekéu, fichu inxusticia y egoísmu, nun semos tchibres nin dexamos que los otros lo sean?

-¿Creéis que Dios cuenta con tós pa que los humanos seamos tchibres?

-¿Creéis que al comulgar facemos nuistru el compromisu de Cristu por la tchiberación de tós?

Ésta ye la nuestra fe: la que mos fai asomeyaos a Xesús de Nazaré, y costrutores de tchibertá na xusticia.

 

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios:

-Que reconozamos que Dios mos quier tchibres a tós.

-Que atolenemos que la xente nun ye probe nin sufre porque quier.

-Que entendamos que'l amor a los demás tien que vese nel compromisu por que se tchiberen de lo que yos fai sufrir.

-Que nun esquivemos les nuestres responsabilidaes porque hai munchos a los que yos falta de tó.

-Que nun estrememos la fe nuestra del compromisu por tener xusticia y compartir nel mundu.

-Que los que sufren sientan siempre a co etchos a los cristianos.

 

ORACIÓN: Señor, que isti ofrecimiintu que te facemos mos tchimpie de pecaos y mos faga como nuevos pa que fagamos lo que te gusta y tengamos el primiu etirnu. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

PREFECIU: Ye deber nuistru date gracies siempre y en toes partes, Señor, Padre sentu y poerusu. Tú yes el Dios vivu y verdaíru; el mundu entiru ta entchinu de la to presencia, pero sobre tó déxaste ver nos homes, a los que fixiste asomeyaos a ti. Tú cuentas nel plan de la to creación con les tchabores diaries de tós etchos, y dasyos el to Espíritu pa que costruyan la xusticia y la paz, en Cristu, el home nuivu. Por eso axuntámosmos con los ánxeles y los santos pa entonar contentos el cantar de la to gloria.

 

COMUNIÓN: “Tanto quier Dios al mundu que i dio al so Fiyu únicu, pa que nun pereza niún de los que creen nél y tengan la vía eterna”. (Xn 3,16).

 

ORACIÓN: Alimentaos con el pan del ciilu, pedímoste, Señor, que catemos siempre les fuentes de les que naz la vía eterna. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

 

DESPEDÍA: Dios féxomos tchibres, pero ya mos encarguemos nosotros de facer que la tchibertá sea un bien eskesu. Como en toes les coses echámosi la culpa al dieblu. Pero la cosa ye que ¿quién ye'l que condena a millones a morrer de fame, a nun contar pa ná nel mundu, a nun atopar formes de vivir?... ¿O será que esos miles de millones son tchibres y escueyen que yos pase lo que yos pasa?... Unos pocos trataron de reflesionar desde la fe sobre la relación ente la fe-amor y la miseria nel mundu, pero a munchos nun yos gusta pensar neso; y esos munchos arréglanseles pa tapayos la boca a los pocos... ¿Será que ye Dios el que quier la inxusticia y la desibualdá? ¿O quearemos esperando a ver cuándo el dieblu se cansa de ser melu y se pon a arreglar lo que él estropió nel mundu?... Pero entós seguro que echamos del kergu al dieblu, pa ocupamos de facer lo que decíamos que yera él quien lo facía siempre.