DOMINGU SEGUNDU DE CUARESMA. Ciclu A.

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR: Nel domingu segundu de cuaresma vese siempre la Tresfiguración de Xesús. Ye pa que mos acordemos de la resurreción. La cara que 'retchumaba como el sol y los vestíos que retchucían como la tchuz' (Mt 17,2) faen que mos acordemos de la tchuz de Pascua. Con la muerte de Xesús nun se apoeran les tiniebles de tó; apúoles Él de antemano. Pero nun se pue olviar que hai que pasar per la muerte. 'Pascua' vien de 'pasar'. Pa mientres pasamos per la muerte tenemos menester de la fe. La fe fai que téamos seguros de resucitar; nun vamos resucitar porque lo merezamos: ye un reguelu de Cristu Xesús.

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de acercamos al Dios buinu, reconozamos los nuestros pecaos:

-Por fiamos más de lo que ofrecen los amos del mundu que de lo que ofrez el nuistru Padre Dios. Señor, ten piedá.

-Por faltamos fe na resurreción. Cristu, ten piedá.

-Por nun dexar que la fe nel Señor mos tchibere de lo que nun mos dexa amar y costruir la xusticia. Señor, ten piedá.

ORACIÓN: Señor, Padre sentu, tú que mos escarmentiste bien que oyéramos lo que mos diz el to Fiyu, el to preferíu, fei que la to palabra mos entchene per de dientro de alegría y mos atchimpie de pecaos, pos sólo asina poemos ver les coses tan grandes y buapes que fixiste. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

PRIMER TCHETURA. Dios escoyú un home que nun tien tierra onde cayer muirtu, pa empezar a costruir el so Reinu... Desde entós, Dios escueye a los probes y a los que nun tienen asegurá la vía, pa salvar al mundu. Son etchos los que viven de la esperanza.

Tchetura del Tchibru del Xénesis. 12,1-4a. "En aquel entós, dixoi el Señor a Abrahán: «Dexa la to tierra y el to puiblu y la to parentela, y arranca pa una tierra que voi enseñate. Voi facer de ti un puiblu grande, y a bendecite; el to nome va ser famusu, y vas a ser una bendición. Voi a bendecir a los que te bendigan, y a maldecir a los que te maldigan. Por ti van a ser bendecíes toes les naciones del mundu.» Abrahán fexo lo que Dios i mandó, y arrancó de atchí". PALABRA DE DIOS.

Dios da a la xente señales de acuirdu a la so cultura. Nisti capítulu emprincípiase con un puntu de partía pa Abrahán: 'Dixoi el Señor'. Nun se sabe cómo fexo Dios pa decíilo. Pero vese que Dios tien la iniciativa. Falai a una persona mayor, sin tierres nin herencia, sin importancia niúna. Prometúi algo, y Abrahán creúilo... 'Dexa la to tierra'. Tien que romper con algo. 'Tener fe' pide dexar aquetcho de lo que se taba seguru, y apostar por lo que nun se pue ver tovía... 'Y Abrahán arrancó de atchí'. Los nómadas nun tienen ningún seguru. Si dexan el grupu del que son, quean sin defensión... Desde entós Abrahán nun poía contar más que con Dios.

SELMU RESPONSORIAL: 32.

Tós: Señor, que la to misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de ti.

-Dios diz siempre la verdá, y cumple siempre la so palabra; a él gustai que haya xusticia y que se respeten los derechos, y el mundu entiru ta entchinu de la so bondá.

-Los bueyos del Señor amiran pa los que i faen kesu y pa los que se enfotan na so bondá; él ta dispuistu a tchibrayos la vía de la muerte y a dayos de comer nel tiimpu la fame.

-Nosotros tamos enfotaos nel Señor: él ye'l que mos ausilia y defiende. Señor, que la to misericordia venga sobre nosotros como lo esperamos de ti.

SEGUNDA TCHETURA: Tchamomos Dios a una vía santa, a compartir lo duro que ye trabayar pa tchevayos a los probes la noticia de que semos los sos hermanos, pos tenemos tós el mesmu Padre. Pa eso mos da la so ayúa gracies a Xesucristu.

De la Segunda Carta de san Pablu a Timotéu. 1,8b-10. "Queríu hermenu: Ponte a trabayar comigo pol

Evanxeliu, con les fuerzes que Dios te dea. Él salvomos, tchamomos y féxomos sos, non por premiamos o porque lo merezamos, féxolo gratis y porque él lo quexo. Isti favor tienlu ya decidíu pa nosotros desde tó la eterniá en Cristu Xesús, y acaba de dámoslu a conocer con la gloriosa venía de Cristu Xesús, el Salvaor nuistru, que per el Evanxeliu acabó con la muerte y fexo retchucir la vía y la imortaliá".PALABRA DE DIOS.

EVANXELIU: Una voz, desde la nube decía: "Isti ye'l mio Fiyu queríu, el mio preferíu. Oyeilu". La cara retchumabai como el sol, y los vestíos volviéronsei como la tchuz. Desde entós sabemos a quién hai que paicese, quién ye'l nuistru guía.

Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 17,1-9. "Naquel entós, Xesús tchevó con él a Pedru, a Santiagu y a Xuan el so hermenu, y fueron a un monte eltu, apartaos de tó. Tresfigurose delantre etchos: la cara retchumabai como el sol y los vestíos retchucíani como la tchuz. Entós apaiciéronseyos Moisés y Elíes charrando con Xesús. Al vetchos, dixoi Pedru a Xesús: «Señor, ¡tase bien aquí! Si quies, facemos tres tiendes: una pa ti, otra pa Moisés y otra pa Elíes.» Nu habia acabao de decitcho, cuando los atapó una nube tchena clariá y de dientro detcha oyuse una voz que decía: «Isti ye'l mio Fiyu queríu, isti ye'l mio preferíu. Oyeilu.» Al oyer aquetcha voz, los discípulos cayeron al suilu, muertos de sustu. Entós Xesús aprosimose aonde etchos, tocolos y díxoyos: «¡Tchevantaivos, nun tengáis miiu!» Al alzar los bueyos nun vieron a naide más que a Xesús, súlu. Cuando baxaban del monte, escarmentoyos Xesús bien escarmentao: «Nun cuntéis a naide lo que acabestis de ver, hasta que'l Fiyu del Home nu arresucite d'ente los muertos.»" PALABRA DEL SEÑOR.

La Palabra de Dios ye tchuz pa los nuestros pasos, y pue atchumar tós los casos con que mos atopemos na vía. La liturxia preséntamos hoi qué ye lo que fexo Xesús cuando i tocaba decidise a dir a Xerusalén, que yera onde taban los enemigos más fuertes de lo que Él venía a facer: apartose a pensar y a rezar, porque taba ya pa acabase el tiimpu que tenía dispuistu pa la so misión, y tenía que dai a la so obra los retoques postreros. Los sos discípulos más íntimos viéronlu tresfiguréu delantre d'etchos. Taba charrando con Moisés y Elíes. Xunto con Abrahán (al que se refier la primer tchetura), son les persones más importantes na historia del puiblu xudíu; la so tchabor foi decisiva pa la vía de isi puiblu... Abrahán, atchá per los años 1800-1700 antes de Cristu, siendo ya un viiyu, fiose de la fe que tenía en que Dios i día a dar una tierra y una descendencia, dexó el sitiu onde vivía en Xarán y foi pa Canaán. Dexó de ser nómada, pa ponese a vivir nun sitiu pa siempre. Merezú por eso que lu tchamaran el padre del puiblu xudíu. Y ye el retretu nel que puen vese tos los que se deciden a dir tras la utopía y, que esperando contra tó esperanza, nun dexan de trabayar pa que atchegue un mundu nuivu de xusticia y hermandá, en sin dexase atar de ná... Moisés, atchá per los años 1250 antes de Cristu, puénxose al frente de un grupu de esclavos en Exiptu. Foi el guía y el profeta del grupu. Depués de haber trabayao pa concientizar, organizar y movilizar a la xente, punxéronse en camín pa facer realiá el suinu de ser un puiblu tchibre. Él aprenduyos que Yavé, el so Dios, yera el que facía posible que se tchibraran del poer de los exipcios, y que pasaran pel Mar Ruxu y el desiirtu, y el que había dispuesto pa etchos una tierra que arroyaba tchiche y miel. Tamién yos aprendú les normes pa asegurase la proteción disi Dios. En Moisés puen mirase tós los que suañan tchibertaes pal puiblu y tan dispuestos a entregase en cuirpu y alma pa facetches realiá... Elíes, pelos años 850 antes de Cristu, encargose de facéi frente a la apostasía del puiblu xudíu. Elíes quier que los israelites se decidan: o por Baal (el dios del que esperaban que yos mandara el abua, munchos fiyos, bones coseches, pero que dexaba que los pueblos más grandes se aprovecharan detchos), o por Yavé... El creyente nun pue tener dos patronos: Dios o les perres (Matéu, 6,24); con Cristu o contra Cristu (Matéu, 12,30); el ésitu fácil o la vía eterna (Marcos, 8,35); miimbru vivu de la Ilesia o xente nin fria nin caliente que Dios va arrojar de so boca (Apocalipsis, 3,6). Elíes enfrentose a poerosos y corrompíos, tchinu de ganes de que i fixeran kesu a Dios. Por eso nun se acuerda naide de que tea muirtu... Xesús vieno a cambiar la figura disti mundu, a que dexemos de ser enemigos y mos volviamos hermanos. El ye en quien tenemos que miramos, el que mos pue guiar, el que fai que tea na tierra el Dios que trai la tchiberación, el Dios que ye Amor. Vieno a ver de facer un nuivu y verdaíru puiblu, auníu y pa siempre. Vieno a tchibramos de adorar a dioses que nun puen salvar, y a facer de nosotros xente que lu adore en espíritu y en verdá. Él damos el poer

pa que mos tresfiguremos al cambiar la figura del mundu, porque nun cambia más que el que trabaya por cambiar la realiá imoral y en sin xusticia que se atopa per tós los tchaos; y sólo se cambia na medía que se trabaya netcho. Y eso poemos facetcho gracies a que Él mos da el poer pa amar, pa entregamos. ¿Podrá ayuamos a comprometemos nesa tchabor el recuirdu de la personaliá de Abrahán, de Moisés y de Elíes? No que facemos, ¿nótase el amor a la nuestra tierra, a la so diniá, tchibertá y futuru? ¿O preferimos que'l so futuru, la so dependencia y hasta la so muerte la decidan los que nun la quieren ná porque nun catan má perres, o los que tienen otres costumes, otra tchingua, otra historia? ¿Con entreguismu y pasiviá, tando de acuirdu con depender en tó de otros, ayuamos a que la cara del nuistru puiblu y la nuestra sean retchucientes, o aseguramos que se mos vea cara de maltrataos y homildaos, una cara entafarrá entera de barru y ceniza?

-¿Cuál foi el papel de Abrahán na historia del puiblu xudíu?

-¿Y cuál foi el papel de Moisés y Elíes na historia del so puiblu?

-A Xesús viéronlu tres de los sos discípulos conversando con Moisés y Elíes. ¿Tendría tamién algo que ver Xesús con la historia del so puiblu?

-El Espíritu de Xesús, ¿tendría algo que ver con el 'espíritu' que movú a los costrutores del puiblu (Abrahán), y a los tchibertaores (Moisés) y defensores (Elíes) del puiblu oprimíu?

-¿Los cristianos tenemos 'espíritu' de costrutores del futuru del nuistru puiblu, 'espíritu' de luchaores por les sos tchibertaes y derechos?

-Con les nuestres tchabores, ¿ya ye bastante pa que se puea decir que costruimos la historia de Asturies? ¿O lo que facemos ye dexar que sean otres manes (a lo meyor, les de xente que nun la quier, o que se aprovecha detcha) les que fagan con etcha lo que yos dea la gana?

REFLESIÓN: La primer tchetura fálamos de Abrahán, el padre na fe, que ye como lu tchama san Pablu. Dios ofrezi facer dél un puiblu grande (Xén 12,2). Ye el principiu de lo que i promete Dios. Pa eso tien que dexar la so tierra, el so puiblu y la so parentela (Xén 12,1). La fe que tien en Dios fai que tea más seguru de lo que Él i promete que de toes les otres seguriaes que atopaba na so casa y ente los sos. Nun paez fácil, pero él féxolo. Fiose de Dios y salú a catar lo que nun conocía... Creer en Dios ye facer asina. Mientres tea seguru porque traigo perres na cartera, o porque el kergu que tengo asegúrame un sueldín, nun voi a ser a fiame de que nel mundu hai amor, de que ta bien tresnao tó pa que mos sintamos como nuna familia... Creer de verdá que Dios me escoyú pa ser hermenu de tós, pide que dexe la mio forma de vivir egoísta y zarrá, pa poneme a tener un tretu nuivu con los otros, fiéu na fe que tengo y que me diz que de eso va salir un puiblu nuivu, muncho meyor que'l que conozo. Nun será fácil, porque el egoísmu y el tar avezéu a algo atan de pies y manes... La verdá ye que Dios dizmos que si facemos lo que mos manda, vamos a vivir nun mundu nuivu. Lo malo ye que mos falta fe, y en ve de decir que isi mundu va dase porque lo diz Dios, nun facemos más que decir que'l puiblu nun va cambiar, que la xente siempre foi y será egoísta... El creyente fíase de Dios, y ponse en camín, seguru de que va atopar isi puiblu nuivu, nun mundu tamién nuivu. Ye ísi el sentíu de lo que i escribe Pablu a Timotéu: 'Ponte a trabayar comigo pol evanxeliu, con les fuerzes que Dios te dea'. Pablu taba prisu, y nun se cansaba de invitar a tós a querese como hermanos, seguru de que'l mundu nuivu va tchegar, porque Dios lo dixo. Por más que lu trataran mal, él seguía na so tchabor pos Cristu Xesús acabó con la muerte y fexo retchucir la vía y la imortaliá... El Evanxeliu de la tresfiguración cuéntamos dos coses: lo que se mos diz desde el ciilu, y lo que Pedru y los discípulos fixeron. Oyuse una voz: 'Isti ye el mio Fiyu queríu, el mio preferíu. ¡Oyeilu!' Nun lu poemos oyer como nun sea siguiéndolu. La única manera de oyer a Xesús ye dir con Él pel camín que tcheva. Diendo con Él pel camín, aprenderemos, y veremos, y atoparemos. Si lu oyemos, Él ponmos en camín; y si mos ponemos en camín con Él, nun vamos a perder una palabra de les que diga... Nun sabemos lo que entendú Pedru nin lo que sintú cuando viu a Xesús tresfiguréu, pero sí lo que dixo: 'Señor, ¡tase bien aquí!' Prestói a Pedru lo que sintú y viu. Entrároni ganes de quease atchí pa siempre. Convenzuse de que'l paraísu pue acanzase. Trailu Xesús. ¡Gratis! A Pedru entrároni les prieses de tchegar al paraísu. Pero tien que esperar a que suba a utru monte (el de la Calavera). Depués que haya subío a isi monte, y depués de que etchos hubieran tao atchí, los discípulos dirán a contailo a túl mundu. Contarán que la muerte nun ye más que'l sitiu pa pasar al paraísu. Pa tener unes tiendes onde tan Xesús y Moisés y Elíes, ye preciso

pasar per etcha. Pero lo que se atopa al utru tcheu, val la pena. Atchí tan los que aman, los que tchiberaron al puiblu, los que ya nun muerren nin tan tristes... Tenemos atchí sitiu aseguréu, pero ¡nun va ser un primiu que mos dean o porque lo háyamos merecío!. ¡Tenemos sitiu gratis, por lo buinu que ye Dios; por lo buinu que ye Xesús!... Creer esto ye menester pa que nun mos amarguemos mientres vamos cargaos de cruces: les nuestres y les de los otros... La muerte nun ye un castigu; ye la nuestra suerte. Y la nuestra suerte ye Dios.

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que Xesús de Nazaré ye el Mesíes que Dios mos mandó?

-¿Creéis que'l mal ta tan espetéu na xente y nes estrutures sociales que sólo se pue arrincar con la muerte?

-¿Creéis que la muerte ye'l camín pa la resurreción?

-¿Creéis que ser cristienu ye sabese escoyíu por Dios pa facer del mundu entiru la familia de los fiyos de Dios?

-¿Creéis que facer eso ye lo más grande que se puea facer?

-¿Creéis na resurreción de la carne y na vía eterna?

Esta ye, hermanos, la nuestra fe; la que mos enseña Xesús con la so muerte y resurreción; la que mos quita el miiu a la muerte, porque mos asegura que ta esperándomos Dios, el nuistru Padre.

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios:

-que creamos en Dios y nes sos promeses.

-que conozamos ca vez más a Dios y mos fiemos de la so bondá.

-que trabayemos por tchevar a tós la noticia de que semos hermanos y fiyos del Padre Dios.

-que reconozamos en Xesús al Salvaor y oyamos lo que diz.

-que sepamos que'l camín pa desaniciar del mundu el mal ye'l que Xesús tchevó.

-que mos crezan les ganes y la confianza de dir al ciilu.

ORACIÓN: Pedímoste, Señor, que isti sacrificiu que te ofrecemos mos desanicie tós los pecaos, faga santos de cuirpu y alma a los que te lu ofrecen, y mos prepare pa celebrar como ye debío les fiestes de Pascua. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

PREFECIU: Señor, Padre sentu, Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, mereces que te déamos les gracies y tamos obligaos a dáteles siempre y en tós los tchaos, por Cristu el Señor nuistru. Porque Él, depués de deciyos a los sos discípulos que lu dían a matar, dexoyos ver nel monte sentu los retchumíos de la so gloria, pa dar fe de que la Lei y los Profetes ya decían que la pasión ye'l camín pa la resurreción. Por eso, ibual que los ánxeles cantan pa ti nel ciilu, emponderámoste tamién nosotros na tierra y nun mos cansamos de decite:

COMUNIÓN: 'Isti ye el mio Fiyu queríu, isti ye el mio preferíu. Oyeilu' (Mt 17, 5).

ORACIÓN: Dámoste les gracies, Señor, porque, al damos nisti sacramintu el cuirpu gloriusu del to Fiyu, tas dándomos ya nisti mundu los bienes eternos del to Reinu. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

DESPEDÍA: Tener fe ye tar seguros de lo que Dios prometú dar. Esa seguriá nun la tenemos pensando que'l ciilu lu merecemos nosotros; tenémosla sabiendo que Dios ye buinu y que hai un home que lu merezú pa tós: Cristu Xesús... Abrahán ye'l padre de los creyentes, porque dexó lo que tenía pa catar lo que Dios i ofrezú. A como fexo él, el creyente cata, nel amor a tós, la tierra nueva y el ciilu nuivu. Pa etcho, arrenuncia a lo que nun lu dexa ser hermenu de los demás, sobre tó de los más probes y necesitaos... Creer nel Dios de Xesús ye tar seguros de que amar a los demás y desvivise por etchos ye lo que va facemos felices. Por eso, amar asina ye lo único que importa al cristienu... El que se desvive por los demás ye fiyu de Dios.