'Diz la Escritura que'l home nun vive sólo de pan…”

 

DOMINGU PRIMIRU CUARESMA. Ciclu A.

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR: Los homes y les muyeres tenemos munches veces que decidimos y escoyer. De lo que decidamos pue depender el futuru nuistru. Como nun vemos claro per qué camín agarrar, nun ye ná raro que escoyamos el que mos paez más buepu y seguru, o el que menos va costamos, en sin ver que pue retorcese y salimos mal. Eses son les tentaciones que mos tchevan a escoyer lo que ye malo pa nosotros o pa los demás... Pa cumplir con la so misión, Xesús tuvo tamién que escoyer: o dir pel camín que'l Padre i decía, o dir per utru camín más facilón y más buepu, que i costara menos a Él y que yos gustara a los sos seguiores... De eso mos fala la liturxia disti domingu primiru de Cuaresma.

 

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de acercamos al Dios buinu, reconozamos los nuestros pecaos:

-Por nu atender pa lo que Dios quier de nosotros. Señor, ten piedá.

-Por escoyer lo que mos paez más fácilón y lo que nun mos cuesta esfuirzu algún. Cristu, ten piedá.

-Por creer mui poco nel poer del amor, de la entrega y de la unión. Señor, ten piedá.

ORACIÓN: Señor Dios, que lo apués tó, pedímoste que les celebraciones y penitencies de cuaresma fagan que mos convirtamos de verdá, porque ye asina como poemos conocer y vivir el mistiriu de Cristu, muncho meyor que otres veces. Él que vive y reina contigo pa siempre xamás. Amén.

PRIMER TCHETURA. El home féxose enemigu de Dios porque quexo. Creú que'l ser listu y la verdaera vía, consistía en tener perres, ésitu, bienestar, vivir munchos años... Volvuse egoísta. Desde'ntós la so vía ye trabayar y sufrir.

Del Tchibru del Xénesis, 2,7-9;3,1-7. "El Señor Dios amasó barro del suilu y fexo un home, depués echói el aliindu de vida a les narizes, y aquel home convirtuse en ser vivu. El Señor Dios fexo una pumará en un sitiu del Oriente que se tchama Edén, y puenxo atchí al home que había fecho. El Señor Dios fexo salir del suilu toes les clases de árboles, unos que daba gustu amirar pa etchos, y otros entchenos de frutes que apitecía comer. Y en medio de la pumará puenxo el árbol de la vía y el de la ciencia del bien y del mal. La culiebra yera el más tchaín de tós los animales que Dios había fecho na tierra. Etcha foi y dixoi a la muyer: '¿Ye verdá que Dios vos dixo que nun comierais de niún de los árboles de la pumará?' La muyer contestói: 'Poemos comer fruta de tós los árboles de la pumará, menos la fruta del árbol que ta en medio, porque Dios mos dixo: 'Nun comiáis detcha, nin la toquéis siquiera, porque si lo facéis vais a morrer.' La culiebra dixoi a la muyer: '¡Qué vais a morrer! Lo que pasa ye que Dios sabe bien que si coméis detcha vais abrir los bueyos, y entós vais a ser como Dios, conoceores del bien y del mal.' La muyer amiró pal árbol y viu que yera buepu, y apitezúi comer dél, pa ver si i daba la intelixencia que i habían dicho. Acanzó una fruta, y comú. Depués apurrúi otra al so home, que tamién comú. Entós foi cuando abrieron los bueyos y se dieron cuenta de que andaban en porrica, por eso, cosieron unes fueyes de figar y vistiéronse con etches". PALABRA DE DIOS.

La Biblia vien a decimos que'l pekéu de los homes tien que ver con que i falló la cabeza: empeñose en decidir él súlu el so destinu, pero al apartase de Dios y de los demás, cortó les sos propies raíces y destruyuse él mesmu. El pekéu ye siempre una engañifa, y el pecaor un engañéu... Hai un poco de sorna nes mentires que i metú a Eva el dieblu. 'Vais abrir los bueyos': el home pensaba apoerase de la verdá. Cuando abrú los bueyos viu que nun yera niún dios; al revés, andaba en porrica: faltábayos algo y sintiéronse mal. Les fueyes que se punxeron nun yeran bastante pa que nun yos diera apuru de que Dios los viera. 'Vais a ser conoceores del bien y el mal', como quien diz: vais a decidir lo que vos convién, lo que ye bono o ye malo; atopáronse con la amargor del pekéu... La civilización ocidental tien muncha fe nes capaciáes de los homes pa resolver los poblemes: ciencia, téznica, industria. Eso nun ye malo en sí, pero vícialo la mentira de que'l home nun tien menester de naide. Y lo que tien delantre ye un mundu opresivu... Y vese tamién a les clares que nosotros semos el Adán que Dios creó pa ser los sos fiyos, y cuando nu i facemos kesu, volvémosmos el Adán que va a la muerte.

SELMU RESPONSORIAL: 50. Tós: Ten piedá, Señor, que semos pecaores.

-¡Ten piedá de mí, Dios míu, porque yes buinu! Tú que yes compasivu, ¡borra la mio culpa! Tchávame de les mios maldaes, atchímpiame del pekéu.

-Yo reconózome culpable, y acuérdome muncho del mio pekéu. Foi contra ti contra el que yo pequé; fixe lo que nun te gusta que faga.

-Fei que yo tenga un corazón puru, cámbiame per de dientro pa que puea tener un espíritu firme; nun me mandes tchuiñe aonde nun vuelvas a veme, nun me quites el to espíritu sentu.

-Dame la alegría de ver que me salviste, entchena el mio espíritu de xenerosiá. Ábreme, Señor, los tchabios, y taré emponderándote con la mio boca.

SEGUNDA TCHETURA: El egoísmu y la rebeldía de Adán, multiplicaos pol egoísmu y rebeldía de los otros homes, faimos a tós egoístes y rebeldes a Dios. Con Cristu y per Cristu, poemos ser los homes nuevos que esperan, de la so bondá y de la de tós, poer ser felices.

De la Carta de san Pablu a los Romanos. 5,12-19. "Hermanos: Ibual que por mor de un home súlu se metú el pekéu nel mundu, y con el pekéu la muerte, y depués propagose la muerte a tós los homes, porque pecaron tós. Tovía nu había ley, pero ya taba el pekéu nel mundu. Como nu había ley, nun se poía decir que había desobediencia; pero etcho yera que tós los homes tenían que morrer ibual, desde el tiimpu de Adán al de Moisés, por más que'l so pekéu nun fuera de desobediencia como había sío el de Adán. Pero día venir utru Adán que poía más que'l primiru. Y la bondá de Dios fexo muncho más que reparar lo que se estropió con el pekéu de Adán. Ye verdá que la xente muerre por causa de ún súlu; pero ye muncho más la bondá de Dios y lo que mos regala a tós gracies a utru home súlu que ye Xesucristu. La gracia de Dios fexo muncho más que compensar la primer falta, pos la falta que trexo la condena foi cosa de ún súlu, mientres que la gracia de Dios traimos el perdón a un mundu de pecaores. Si empezó a morrer tul mundu por mor del pekéu de ún súlu, con muncha más razón van tener la vía los que reciben sin tasa el amor y la santiá que Dios regala gracies a ún súlu que ye Xesucristu. En resumíes cuentes, ibual que foi un súlu el que pecó, y eso trexo pa tós la condena de muerte, asina tamién foi un súlu el que sufrú la condena y consigú pa tós el indultu que mos da la vía. Y lo mesmo que la desobediencia de un home súlu fexo que tós pasáramos a ser pecaores, asina tamién la obediencia de ún súlu fai que tós pasemos a ser xustos y santos". PALABRA DE DIOS.

EVANXELIU: A Xesús, al disponese a echar a andar el Reinu de Dios, presentáronsei unos caminos buapos: el paternalismu protecionista, el ésitu personal y el poer. Nun los quier, porque nun tchevan a los homes a ser fiyos del Dios que ye Amor.

Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 4,1-11. "Naquel entós, el Espíritu Sentu fexo que Xesús fuera al desiirtu pa que'l dieblu lu tentara. Pasó en sin comer ná cuarenta dís y cuarenta nuiches, y diói la fame por eso. Foi entós cuando se aprosimó a él el tentaor pa decíi: 'Si yes el Fiyu de Dios, diyos a estes piedres que se vuelvan panes.' Pero Xesús contestói: 'Diz la Escritura que'l home nun vive sólo de pan, pos tien menester de la palabra que sal de la boca de Dios.' Entós tchevolu el dieblu a la Ciudá Santa, endamiolu no cimero del timplu, y dixoi: 'Si yes Fiyu de Dios, aviéntate de ki abaxo, porque diz la Escritura: Dios va mandayos a los ánxeles que te apiyen nes sos manes, pa que nun se te manquen los pies al tropezar con una piedra.' Contestói Xesús: 'Diz tamién la Escritura: Nun has de tentar al Señor, el to Dios.' Depués tchevolu el dieblu a un picu muy eltu, y enseñói tós los países del mundu y les beyures que tienen, y dixoi: 'Voi date tó eso si te pones de rudietches delantre mía y me adoras.' Entós respondúi Xesús: 'Vete tchuiñe de mí, Satanás, porque diz la Escritura: Has de adorar al Señor el to Dios, y a Él súlu ye al que has de servir.' Entós dexolu en paz el dieblu, y unos ánxeles que se aprosimaron punxéronse a servir a Xesús." PALABRA DEL SEÑOR.

Antes de emprincipiar la so misión, Xesús apártase una temporaína pa pensar bien qué y cómo tien que facer, y per onde día echar a andar lo que traía ente manes. Preséntansei varies posibiliáes pa traéi al mundu la salvación: "Diyos a eses piedres que se vuelvan panes". Xesús poía ganase a tó la xente, dándoyos un pan que nun yos costara ná, y solucionándoyos los poblemes económicos sin tener que superase y cambiar. El paternalismu, protecionista y repartior de limosnes, pue traer algún beneficiu material, pero nun dexa que la xente espoxigue como persones con creativiá y con iniciatives: poni encontos al statu quo, marxina y enayena, creando xente dependiente, y nun dexando que se tchiberen les capaciáes de los que tan fechos a semeya de un Dios-Creaor. Xesús nun quier convertise en un demagugu políticu. -"Aviéntate de ki abaxo". Poía tamién Xesús ganase seguiores faciendo milagros a esgaya, dexando a midiu mundu esteléu con les coses que poía facer. Lo que pasa ye que pa cambiar el mundu ye preciso que cambie la xente, la so manera de pensar y la so manera de portase; y él nun tenía pensao facer más milagros que los que fueran menester pa los que tean dispuestos a creer nes coses que ye capaz de facer y cambiar el amor. -"Voi date tó eso si te pones de rudietches delantre mía y me adoras". Ya que los homes nun quieren convertise, poía Xesús nun cambiar el mundu nin el tremenéu que tien montéu -les sos estrutures- y aprovechar los recursos buenos y malos que tien el poer; notres palabres: poía tchegar a un acuirdu con el Melu, usando les riquezes y la fuerza pa ver que ganen les sos idees y el so plan. Pero resulta que nun ye acaparando o imponiendo; ye dando, compartiendo, sirviendo, como poemos tchegar a ser felices... Xesús nun quier eses alternatives... Tamién los cristianos -y la Ilesia fecha de munchos creyentes- van atopase como él con eses tentaciones. Tamién etchos van tar tentaos de dayos a los homes lo que etchos quieren, pero nun dayos la salvación verdaera. Y puen ponéi a Dios otra cara, esfigurándolu, tchevando a la xente a adorar a un dios que nun salva.

-¿Cuál ye pa nosotros el 'árbol de la vía', el que da la fruta que mos gusta y que mos prestaría comer, como faen los 'listos'? ¿Será el que da perres, ésitu y poer?

-¿Cuál ye el frutu del 'árbol de la Cruz'? ¿Nun mos gusta? ¿Los que mos conocen, danse cuenta de que el 'árbol de la Cruz' mos da la vía y mos tchibra del pekéu? ¿En qué lo notan?

-¿Pensamos nun plan de salvación pal nuistru mundu? ¿Y pa los nuestros pueblos? El camín que hai que seguir pa cumplir isi plan, ¿paezse al que escoyú Xesús? ¿O ye asomeyéu al camín que propón el tentaor? ¿Conocemos los cristianos el camín del Reinu pa enseñáyoslu a tós?

-¿El futuru del puiblu ta nes manes de los que tienen el poer o los cuartos? ¿Nun valdría más fiar el so futuru no que fagamos por él, auníos y tchevaos del amor que i tenemos?

REFLESIÓN: Los evanxelios ponen la tentación de Xesús al principiu, depués del bautizu. Foi el Espíritu que baxó enriba dÉl (Mt 3,16-17) el que lu tchevó al desiirtu. Quier que vea, ya desde el principiu, que va tener que dir contra lo que esperaba la socieá del so tiimpu. El puiblu esperaba un mesíes nacionalista y poerusu, un salvaor que lu tchiberara con el so poer. Marcos damos sólo la noticia de que a Xesús tuvo tentándolu el dieblu (Mc 1,12-13). Matéu y Lukes dicen qué tentaciones tuvo Xesús: les de tener rikeza, gloria y poer. Pue decise que'l dieblu cataba en resumíes cuentes que Xesús dexara de ser el Fiyu obediente de Dios... 'El Espíritu Sentu fexo que Xesús fuera al desiirtu pa que'l dieblu lu tentara' (Mt 4,1). Nel Antiguu Testamintu, foi el desiirtu el sitiu onde el puiblu xudíu sintú les tentaciones y que Dios taba de so parte. Xesús tuvo atchí cuarenta dís y cuarenta nuiches. Eso acuérdamos lo que fixeron Moisés (Ésodu 34,28) y Elíes (I Re 19,8); y ye resumen de los cuarenta años que duró el camín de Israel pel desiirtu. El númeru 40 úsase pa decir una temporá tcharga, pero que va acabase. Y da tamién la idea de que se acaba un tiimpu y principia utru... Tentación ye tó lo que desaparta a ún del camín de Dios. A Xesús tentáronlu, a como i había pasao a Abrahán (Xén 22) y al puiblu xudíu al atopar los poblemes del desiirtu (Ésodu 15,25)... Les dos primeres tentaciones principian ibual: 'Si yes el Fiyu de Dios' (Mt 4,3.6). El día del so bautizu oyú que Dios i decía que yera el so Fiyu (Mt 3,17); la tentación de Xesús foi la de aprovechase disi títulu. Pero nun cayú na trampa, y pa contestái al dieblu valuse de lo que yos pasó a los xudíos nel desiirtu: cuando pasaron fame (Dt 8,3), cuando yos paicía que Yavé nun tenía poer (Dt 6,16) y cuando fixeron el ídolu y lu adoraron (Dt 6,13-14). Xesús foi fiel a Dios y apúo a la tentación... Pero nun poemos pensar que eso de la tentación foi una vez y que ya nun volvú a tener que escoyer el camín. Tuvo que facetcho tól tiimpu. El ser Fiyu de Dios pedíai facer siempre la voluntá del Padre. El tentaor quería sapartetchu de esa voluntá; ibual fixeron los que vían cómo lu crucificaban (Mt 27,40-43) casi con les mesmes palabres: 'Si yes el Fiyu de Dios...' Los que andaban alreor dÉl esperaban que fuera un Mesíes gloriusu y pedíani que fixera portentos (Mt 12,38;16,1). Hasta Pedru taba emperréu en que agarrara per utru camín (Mt 16,22). Eses tentaciones túvoles hasta na Cruz (Mt 27,43): '¿Nun decía que yera el Fiyu de Dios? Si Dios tanto lu quier, ¡que lu tchibre!' Pero Xesús sigue el camín del Padre, que pasa pel serviciu a los demás hasta dar la vía por etchos... Cuando el tentaor lu dexa, a Xesús arródianlu los ánxeles, que lu sirven. Pue ser que Matéu, al decir eso, tea refiriéndose al anunciu de la resurreción que faen los ánxeles a col sepulcru (Mt 28,1-6)... Creyente ye pa Matéu el que fai la voluntá de Dios. Y contentámosmos tós al ver que Xesús apúo al tentaor y merezú el títulu de Fiyu de Dios, que tanto i presta a san Matéu... Los primeros cristianos sintiéronse tamién tentaos de catar el poer y la gloria, pero prefirieron seguir los pasos del que nun piensa más que en facer la voluntá del Padre ( Mt 5,3-12; 6,25-34)... Agora nosotros tenemos les mesmes tentaciones, por eso amiramos pal Padre y decímosi: 'Nun mos dexes cayer na tentación' (Mt 6,13). El seguior de Xesús nun tien que cayer na tentación de querer pa sí la meyor tayá, nin que se i abran puertes que tan zarraes pa los probes y les mayoríes. Seguior de Xesús nun ye el que ta per riba de los otros; yelo el que se pon al serviciu de tós... Ofréceni a Xesús tós los reinos del mundu, pero la contrapartía ye dir de la mano con el que tien el plan contreriu al de Dios. Ye una tentación que nun dexa de ofrecéseyos a los cristianos: cambiar el poer servir por el poer dominar... ¡Cuántes veces los cristianos cayimos na tentación de pensar que'l camín más seguru pa servir ye dominando, o diendo de la mano de los que dominan!... A veces paiciera que'l pekéu de Adán foi el tar disconforme con que'l amor guiara el tretu ente la xente, y escoyer el camín de apropiase de les coses pa imponese a les persones... Eso ye por los menos lo que nun mos dexa tener un paraísu ambuano.

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que la xente tien menester de la Palabra de Dios?

-¿Creéis que sin la Palabra de Dios el pan nu acanza pa tós?

-¿Creéis que'l poer y el diniru entchenan el mundu de probes y nun mos dexan ser humanos?

-¿Creéis que, gracies a Xesús, el mundu entiru va tchiberase de les ataúres del poer y les rikezes?

-¿Creéis que'l camín que tchevó Xesús ye'l únicu que pue traer al mundu el Reinéu del amor y la xusticia?

-¿Creéis que Dios resucitó a Xesús y que i dio tól poer?

Esta ye, hermanos, la nuestra fe: la que mos tcheva pel camín de Xesús; la que mos da apoer al pekéu y nun cayer nes tentaciones; la que mos fai costrutores del Reinu.

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios:

-que la Ilesia de Xesús nun caya na tentación de creer que'l poer y les rikezes son camín pa traer el Reinu de Dios.

-que mos dea ganes de conocer y facer lo que Dios mos diz.

-que reconozamos el poer tchiberaor de la fe en Dios.

-que los demás puean ver en nosotros cómo la Palabra de Dios tchibra de egoísmos y maldaes al que cree netcha.

-que mos aumente la fe en que'l camín de Xesús nu acaba na muerte, pos tcheva a la resurreción.

-que, xunto a Xesús, reconozamos que'l apoer a los otros nun tcheva al reinéu de la hermandá nin de la paz.

ORACIÓN: Pedímoste, Señor, que mos dispongas como ye debío pa ofrecete isti sacrificiu con que emprincipiamos les celebraciones de la Pascua. Por Cristu el Señor nuistru. Amén.

PREFECIU: Señor, Padre sentu, Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, mereces que te déamos les gracies y tamos obligaos a dáteles siempre y en tós los tchaos, porque Cristu, al pasase cuarenta dís sin comer, emprincipió les penitencies que agora facemos nosotros per cuaresma, y al nun cayer nes tentaciones del enemigu aprendumos a afogar la fuerza del pekéu; celebrando asina el mistiriu de Pascua, vamos a poer pasar un día a la Pascua que nun se acaba. Por eso entonamos con los ánxeles y los santos el cantar de la to gloria:

COMUNIÓN: 'El home nun vive sólo de pan, pos tien menester de la palabra que sal de la boca de Dios' (Mt 4, 4).

ORACIÓN: Dístemos el pan del ciilu: él fortalezmos la fe, dai seguriá a la nuestra esperanza y fai que mos creza el amor. Pedímoste agora, Señor Dios nuistru, que mos fagas tener fame de Cristu, el pan vivu y verdaíru, y que mos apriendas a vivir siempre de les palabres que salen de la to boca. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

DESPEDÍA: Entró el pekéu nel mundu, y con él perdiemos el paraísu y tenemos que morrer... Ye apetitoso lo que se mos ofrez na tentación; pero trai cucu adientro. El primer Adán cayú na tentación; y tós cayemos como él. Pero hai utru Adán que tchibra de la muerte y mos regala ser fiyos de Dios. Ye Xesús, el Cristu. Ofrezmos el amor, que ye el mayor poer que puea dase. Y los que escueyen amar costruyen el paraísu na tierra. Etchos son el frutu más buepu que apaez nisi xardín que planta Dios con la ayúa del so Espíritu. Isi paraísu ye un reguelu que Dios da gracies a Xesucristu, pos ye Él quien fai que 'tós pasemos a ser xustos y santos'. Isi paraísu ye'l Reinu de Dios que ta xunto a nosotros, onde naide apué a naide, pos semos tós hermanos y fiyos del mesmu Padre Dios.