DOMINGU DE RAMOS.

CICLU A.

MONICIÓN PA EMPRINCIPIAR: Xesús entra en Xerusalén. Unos pocos anímanse y salen a escontra dÉl y reconócenlu como Mesíes. Ye poca cosa, pero nun dexa de ser un triunfu. Nu hai comité de recibimiintu. Montéu nun burru, nun paez rei... Isi día tovía había algún animéu a gritar que Él yera el Mesíes. Pero nun van durayos muncho los ánimos... Pregúntome si a Xesús nu i prestó más aquetcha procesión de xente probe y con ganes de ver cambiar el mundu inxustu, que les procesiones solenes, de xente convencía de saber lo que ye y trai Xesús, pero que nun dexan les poltrones pa trabayar pol amor y la xusticia.

OREMOS: Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, manda la to bendición sobre estos ramos, y fei que, gracies a Xesús, poamos entrar na Xerusalén del ciilu los que mos acordamos de Él y lu bendecimos. Pedímoslo pol mesmu Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

Seis dís antes de tchegar la fiesta de Pascua, cuando el Señor subía pa la ciudá de Xerusalén, los nenos, con ramos de palmes, salieron a escontra dél, y gritaban: "¡Hosana nel ciilu! ¡Benditu el que vien y mos trai la misericordia de Dios!"

EVANXELIU: Tchetura del sentu Evanxeliu asegún san Matéu. 21,1-11. "Cuando dían de camín pa Xerusalén, al tchegar a Betfaxé, bien cerkina ya del Monte les Olivales, tchamó Xesús a dos de los discípulos y dioyos isti enkergu: 'Díi al pueblín que quea aende enfrente. Ná más metevos pente les cases vais atopar una burra atá con el burrín a co etcha. Soltaila y traéimela pa cá. Si algún vos diz algo, decíisi que'l Señor tien menester detchos, pero que nun va tardar en volveilos.' Pasó esto pa que se cumpliera aquetcho que había dicho un Profeta: 'Decíi a la fiya de Sión: Mira al to rey que tchega homilde aonde ti, montéu nuna burra, una burra de carga, con el burrín a co etcha.' Fueron los discípulos y fixéronlo tó a como yos lo había encomendao. Y trixéroni la burra y el burrín. Aparexáronila un poco poniendoi enriba el espinezu unes capes, y montose Xesús. Entós muncho de la xente tendieron les capes en medio el camín, otros cortaron unes canes de los árboles y afombraron el suilu. Unos dían delantre y otros detrás echando vives y gritando: '¡Viva el fiyu de David!', '¡Benditu el que vien porque Dios mos lu manda!', '¡Viva el que ta no más empicorotao del ciilu!' Al tchegar Xesús a Xerusalén, armose un revuilu en tó la ciuá. Preguntaba tul mundu: '¿Quién ye ísti?' Y la xente que venía con Xesús decía: 'Isti ye Xesús, el profeta de Nazaré de Galilea.'" PALABRA DEL SEÑOR.

OREMOS: Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, bendiz estos ramos, y fei que, gracies a Xesús, poamos entrar na Xerusalén del ciilu los que mos acordamos dÉl y lu bendecimos. Pedímoslo pol mesmu Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

ACTU DE ARREPENTIMIINTU: Antes de acercamos al Dios buinu, reconozamos los pecaos nuestros:

-Por ser enemigos de la cruz, y nun cargar con etcha pa tchiberamos del Melu. Señor, ten piedá.

-Por nun ver que los que cargan con cruces son fiyos de Dios. Cristu, ten piedá.

-Por faltamos espíritu de compasión, y amor a la xusticia. Señor, ten piedá.

ORACIÓN: Dios que lo apués tó y vives pa siempre, Tú quixiste que'l Salvaor nuistru se abaxara hasta nun ser ná nisti mundu, y que se fixera home y morriera na cruz pa que tós fixéramos a como Él fexo; fei que apriendamos bien lo que mos enseña con la so pasión, y que un día tamién poamos nosotros arresucitar gloriosos. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

PRIMER TCHETURA: El que vieno a facer lo que Dios i mandó: echar disti mundu al Melu, nun se echó pa tras nin se desanimó al atopase con la crueldá del emu del mundu.

Del Tchibru de Isaíes. 50, 4-7. "Diome el mio Señor una tchingua de discípulu dél, pa asina tchevantái el énimu al que tea desaniméu. Despiértame toes les mañanes y óyolu como faen los sos discípulos. Abrume el Señor Dios los mios oyíos; y yo nun me resistí nin me eché pa tras. Puinxe les mios espaldes delantre de los

que me pegaban, y los mios carrietchos pa que me arrepelaran la barba. Y nun atapé la cara a insultos y escupitayos. El Señor vien a ayuame, por eso abuanto a los que me ofienden; y por eso la mio cara abuanta como pedernal. Sé bien que nun voi a quear defraudéu". PALABRA DE DIOS.

-¿A quién se refier el profeta? Isi servior del que fala poía muy buapo ser el grupu pikinu de los desterraos que tuvía creían. O poía ser el profeta mesmu... Penes y oposiciones paicíes habíanles atopao tamién los profetes antes que él. El mesmu Moisés había tenío que enfrentase a un puiblu rebelde; a Xeremíes habíanlu perseguío y metío prisu (Xer 20,7 y 37). Al ver lo que yos pasó a esa y otra muncha xente, va viéndose lo que i va pasar al que sirva a Yavé. Isi servior va ser Xesús, pero los profetes puen ver que eses palabres tan diches tamién por etchos. El Siirvu va poer decir una palabra de parte de Dios, porque él mesmu lu oye toes les mañanes y tien los oyíos bien abiertos. Pa dai fuerzes al que ta canséu, ye preciso aprender de Dios: 'Naide conoz los secretos de Dios como nun sea el so Espíritu, y a nosotros diéronmos isi Espíritu pa saber qué ye lo que vien de Dios'(1 Cor 2,11).

SELMU RESPONSORIAL. 21.

TOS: Dios míu, Dios míu, ¿por qué me dexiste sulu?

-Al veme fáenme burtcha, fáenme muekes, menean la cabeza: «Enfotose del Señor, que Él lu salve; que lu tchibre si ye que tanto lu quier.»

-Arródianme como perros de presa, atácanme una panda de malvaos; taládranme les manes y los pies, y puen contáseme tós los buesos.

-Repártense ente etchos la mio ropa, echan a suertes el mio vestíu. Señor, nun te apartes de mí; ¡ausiliu mio, ven apriesa a ayuame!.

-Falaré bien de ti a los mios hermanos, emponderarete delantre tós. ¡Emponderailu, fieles del Señor; fiyos de Xacó, aplaudíilu; puiblu entiru de Israel, respetailu!.

SEGUNDA TCHETURA: El Mesíes que Dios mandó a salvar al mundu, desprenduse de tó y pasó por ser ún de tantos: rebaxose tanto que hasta lu mataron por criminal nuna cruz.

De la Carta de san Pablu a los Filipenses. 2, 6-11. "Hermanos: Cristu, por más que fuera Dios, nun presumía de que lo yera; al revés, desprenduse de tó, y féxose un trabayaor, pasando por ser ún de tantos. Y asina, los que lu vían nun vían más que un home cualquiera. Rebaxose hasta tener que morrer, y ¡morrer na cruz! Por eso tchevantolu Dios per riba de tó, y diói el «Nome per riba de tós los nomes»; pa que asina al nome de Xesús tós se arrodiyen -nel Ciilu, na Tierra, no Abiseo-, y toes les tchingües digan: «¡Xesucristu ye Señor!», pa gloria de Dios Padre." PALABRA DE DIOS.

Isti cachín ye un cantar, y ye como una declaración de fe. Pablu proponmos lo que fexo Cristu, cómo de Dios se fexo home, de ricu pasó a probe, de primiru a últimu, de emu a criyéu... Xesús foi, porque quexo, el más homilde, el más sufríu, el más despreciéu... Asina han de ser los sos seguiores, los cristianos. Querer ser los más homildes, aunimos y asomeyamos a Él, ye señal de que queremos vivir según el evanxeliu. Ye asina como mos endiferenciamos de la mayor parte de la xente, que anda preocupá de medrar no personal o por coses que i apitecen porque i abultan bones, pero a les que Cristu yos quitó el valor al agarrar pel camín contreriu... Nun se dio importancia de ser Dios. Ye'l mistiriu del Fiyu de Dios, que se fexo home mortal y arrenunció a la Gloria de ser Dios. Diendo a ser el Home Nuivu, al que Dios día entchenar de gloria poniéndolu per riba de tó, el rebaxase a ser de la nuestra condición, atéu a les necesiaes y miseries, yera como volvese ná... Esa forma de homildase y de obedecer de Cristu foi la que lu tchevó a la gloria... 'Dioi el Nome', o séase, fexo que tul mundu viera que Xesús yera nin más nin menos que el Fiyu sempitirnu de Dios.

EVANXELIU: Crucifikéu tamién por nosotros en tiempos de Ponciu Pilatu, morrú y enterráronlu.

Pasión del Nuistru Señor Xesucristu según san Matéu. Cap. 26,14- cap. 27,66.

(Pue saltase lo que ya ente [ ].)

[C.-Naquel entós, ún de los Doce, que se tchamaba Xudes el Iscariote, foi a onde los sumos sacerdotes y díxoyos:

S.-¿Cuánto me dais si vos lu entrego?

C.-Quearon en dai trenta monees de plata. Y desde'ntós andaba viendo la ocasión pa entregáyoslu.

El primer día de la fiesta na que se comía pan sin deldar, acercáronse los discípulos a Xesús y preguntároni:

S.-¿Onde quies que lo tresnemos tó pa poer tener la cena de Pascua?

C.-Contestoyos Xesús:

+.-Díi a la ciuá, a en ca Fulenu de tal, y decíi de mio parte: Manda a decite el Maístru: Ya se me aprosima la hora, y voi a dir a celebrar la Pascua a to casa con los mios discípulos.

C.-Los discípulos fixeron como yos había dicho Xesús, y dexáronlo tó tresnao pa la Pascua. A la terdi, asentose a la mesa con los Doce. Mientres que comían, díxoyos Xesús:

+.-Asegúrovos que ún de vosotros va entregame.

C.-Muy atristayaos, punxéronse a preguntái de ún en ún:

S.-¿Voi a ser yo?

C.-El respondú:

+.-El que metú comigo la mano nel pletu, ísi ye'l que va a entregame. El Fiyu del Home tien que dise, como ta escrito, pero ¡probe del que va entregar al Fiyu del Home! ¡Valdríai más nun haber nacío!

C.-Xudes, el que lu día a entregar, preguntói tamién:

S.-Maístru, ¿voi a ser yo?

C.-Contestói Xesús:

+.-Pos sí, vas a ser tú.

C.-Mientres cenaban, Xesús agarró pan y, tres decir la bendición, partulo y dióyoslo a los sos discípulos, diciendo:

+.-Tomái y coméi; esto ye'l mio cuirpu.

C.-Agarró depués una copa de vinu, y dando gracies, apurrúyosla diciendo:

+.-Bebéi tós, porque ésta ye la mio sangre, la sangre de la Alianza, que va arramase por tós, pa que se yos perdonen los pecaos. Asegúrovos que nun voi a beber más del frutu de les uves hasta el día en que beba con vosotros el vinu nuivu nel Reinu de mio Padre.

C.-Ná más cantar los salmos, colaron pal Monte les Olivales. Entós díxoyos Xesús:

+.-Esta nuiche vais a cayer tós; nun vais a saber qué pensar de mi. Dícenlo les Escritures: 'Voi a mancar al Pastor, y les oveyes del rebeñu van a desperdigase.' Pero depués de que yo arresucite, diré a Galilea delantre vuestra.

C.-Pedru puénxose a decíi:

S.-Por más que tós los otros tropiezen y cayan, yo nun lo voi a facer.

C.-Xesús contestói:

+.-Ten por seguro que hoi a la nuiche, primero que cante el gatchón, ya me habrás negao tres veces.

C.-Dixoi Pedru:

S.-Anque tenga que morrer, nun voi a renegar de ti.

C.-Y tós los discípulos decían lo mesmo.

Tchegó Xesús con etchos a un sitiu que se tchamaba Xesemaní. Entós díxoyos a los discípulos:

+.-Sentaivos aquí, mientres voi pa ende a rezar.

C.-Tchevó con él a Pedru y a los dos fiyos de Zebedéu, y empezó a ponese muy triste y a acongoxase. Y díxoyos:

+.-Siento unes congoxes de muerte. Queáivos aquí comigo, y taivos despiertos.

C.-Foi un poco más tchuiñe, echose al suilu tocándolu casi con la cara, y fexo esta oración:

+.-Padre, si pue ser, fei que nun tenga yo que pasar isti tregu. Pero, ¡que sea lo que tú quies, y non lo que yo quiero!

C.-Depués volvú a onde taban los discípulos, y atopolos durmiendo. Dixoi entós a Pedru:

+.-¿Nun fuestis quién pa tar en vela comigo ni una hora siquiera? Tenéis que tar despiertos y rezando pa nun cayer na tentación: el espíritu ye animusu, pero la carne ye débil.

C.-Apartose otra vuelta a rezar, y dixo:

+.-Padre, si nun pue ser que yo dexe de pasar isti tregu, ¡que sea lo que tú quies!

C.-Volvú otra vuelta y atopolos adormilaos, porque se yos zarraban los bueyos de suinu. Dexolos atchí, y volvú a dir a rezar, diciendo por tercera vez les mesmes palabres. Depués volvú a onde los discípulos, y díxoyos:

+.-¡Cómo poéis dormir y descansar agora! ¡Ya tchegó la hora, y van a entregar al Fiyu del Home nes manes de los pecaores! ¡Tchevantaivos! ¡Vamos: ya ta muy cerca el que va entregame!

C.-Nu acababa de decir esto, cuando tchegó Xudes, ún de los Doce, y con él una camá xente con espaes y garrotes. Habíanlos mandao los sumos sacerdotes y les autoriaes xudíes. El traidor habíayos dao esta contraseña:

S.-Al que i dea un bisu, ye ísi, agarrailu.

C.-Nun tardó en acercase a Xesús, y dixoi:

S.-¡Hola, Maístru!

C.-Y dioi un bisu. Pero Xesús contestói:

+.-¡Amigu: fei lo que vienes a facer!

C.-Entós acercáronse, agarraron a Xesús, y tcheváronlu prisu. Un de los que taban con Xesús echói mano a la espá y metúi una zagayá al criyéu del Sumu Sacerdote, cortandoi una oreya. Pero Xesús dixoi:

+.-Envaina la espá, porque el que i echa mano a la espá va morrer por lá espá. ¿Nun te paez que pueo yo tchamar a mio Pa, y que él pue mandame más de doce batallones de ánxeles? Pero entós nun se cumplirían les Escritures que dicen que tenía que pasar esto.

C.-Y de seguío, díxoyos Xesús a tó aquetcha xente:

+.-¿Por qué saliestis con espaes y garrotes a meteme prisu, como si fuera yo un tchadrón? ¿Nun me sentaba yo tós los dís nel Timplu a enseñar a la xente? ¿Por qué nun me agarrestis entós? Pero tó esto tien que pasar pa que se cumpla lo que escribieron los Profetes.

C.-Tós los discípulos escapáronse entós y dexáronlu súlu.

Los que agarraron prisu a Xesús tcheváronlu a en ca el Sumu Sacerdote Caifás. Habíanse axuntao atchí los maestros de la Ley y les autoriaes xudíes. Pedru día siguiéndolu un poco de tchuiñe, hasta que atchegaron a en ca el Sumu Sacerdote. Metuse nun portalón, y asentose con los criyaos pa ver en qué paraba tó aquetcho. Los xefes de los sacerdotes y el Conciyu cataban algo de qué acusar a Xesús pa ver si lu condenaban a muerte, pero, por más que se presentaron munchos testigos falsos, nu atopaban ná. Hasta que apaicieron dos que dixeron:

S.-Isi home dixo una vez que poía baltar el Timplu de Dios y facer que'n tres dís volviera a tar tchevantéu.

C.-Al oyer esto, el Sumu Sacerdote puénxose de pies y preguntói a Xesús:

S.-¿Nun tienes ná que decir a esto que dicen en to contra?

C.-Pero Xesús nun dixo ná. Entós dixoi el Sumu Sacerdote:

S.-Requiérote nel nome de Dios pa que mos digas si yes tú el Mesíes, el Fiyu de Dios.

C.-Xesús contestói:

+.-Sí, soilo. Y asegúrovos tamién que de hoi palantre vais a ver al Fiyu del Home asentéu al tcheu derichu del Dios Poerusu, y viniendo per riba les nubes.

C.-Entós el Sumu Sacerdote resgose la ropa diciendo:

S.-¡Blasfimu! ¿Qué falta mos faen más testigos? ¡Ya oyestis tós lo que acaba de decir! ¿Qué vos paez?

C.-Los otros contestaron:

S.-¡Merez la muerte!

C.-Depués entamáronla a escupíi a la cara y a dai buantazos, diciendoi:

S.-A ver, Cristu: ¡a que nun sabes quién foi el que te pegó!

C.-Mientres tanto, Pedru taba afuera asentéu, nel portalón, y una rapaza de la casa que se i acercó, dixoi:

S.-Tú yes tamién de los que andaban con Xesús de Galilea.

C.-Pero él negolo delantre de tós, diciendo:

S.-Nun sé nin lo que dices.

C.-Cuando Pedru día a salir per la puerte, viulu otra criyá, y díxoyos a los que taban atchí:

S.-Isti ye de los que andaban con Xesús de Nazaré.

C.-Pedru negolo otra vuelta, xurando:

S.-Nin siquiera conozo a isi home.

C.-Un poco más terdi, los que taban atchí más cerca dél, dixéroni:

S.-Nun pues negar que yes galiléu: nótasete na manera de falar.

C.-Pedru puénxose a echar maldiciones y xuramentos diciendo que nin conocía a aquel home. Y al retu cantó

el gatchón. Y entós alcordose Pedru de lo que i había dicho Xesús: que primero que cantara el gatchón ya habría renegao dél tres veces. Y salú pa fuera, y puénxose a tchorar acongoxéu.

Al amanecerín, los xefes de los sacerdotes y les autoriaes xudíes fixeron una xunta pa ponese de acuirdu de lo que dían a facer pa matar a Xesús. Depués atáronlu, y tcheváronlu pa entregailu a Pilatu, que yera el gobernaor.

Cuando Xudes el traidor se dio de cuenta de que habían condenao a Xesús, empezó a reconcomese por lo que

había fecho, y foi a devolveyos les trenta monees de plata a los xefes de los sacerdotes y a les autoriaes xudíes, diciéndoyos:

S.-¡Fixe un pekéu muy grande entregando a un inocente pa que lu maten!

C.-Etchos contestároni:

S.-¡Eso ye cosa to! ¡A nosotros nun mos importa ná!

C.-Entós él arrefundió les monees nel Timplu, foi y aforcose.

Los xefes de los sacerdotes apañaron les monees, pero pensaron:

S.-Nun se puen echar eses monees nel cipu del Timplu, por ser priciu de sangre.

C.-Punxéronse por eso de acuirdu pa comprar con esos cuartos el Kempu el Alfariru, pa enterrar a los forasteros. Ye por eso por lo que se tchama tovía el Kempu de Sangre. Cumpluse asina lo que había dicho el profeta Xeremíes: 'Agarraron les trenta monees de plata, que foi el priciu nel que lu tasaron los fiyos de Israel. Y compraron con etches el Kempu el Alfariru, tal y como lo tresnó el Señor.']

Tchevaron a Xesús a onde el gobernaor, y él preguntói:

S.-¿Yes tú el rey de los xudíos?

C.-Contestói Xesús:

+.-Tú lo dixiste.

C.-Los xefes de los sacerdotes y les autoriaes xudíes acusábanlu de esto y aquetcho, pero él nun yos respondú ná. Por eso dixoi Pilatu:

S.-¿Nun tas oyendo de cuántes coses te acusan?

C.-Pero él nu i contestó a ná de lo que i preguntó. Por eso el gobernaor nun sabía nin qué pensar. Per les Pascues

taban avezaos a que'l gobernaor soltara un prisu, el que'l puiblu i pedía. Taba naquel entós prisu un home famusu que se tchamaba Barrabás. Pilatu díxoyos a los que se habían axuntao atchí:

S.-¿A quién queréis que vos suelte: a Barrabás, o a Xesús al que tchaman el Cristu?

C.-Porque taba convencíu de que i lu habían entregao por envidies. Mientres Pilatu taba nel tribunal, la so muyer mandói isti rekéu:

S.-Nun te metas con isi home, pos ye un sentu. Anuiche suañé coses horribles por mor dél.

C.-Mientres tanto, los sacerdotes y autoriaes xudíes engatusaron a la xente pa que pidieran que soltara a Barrabás y condenara a Xesús. Cuando el gobernaor volvú a preguntayos:

S.-¿A cuál de los dos queréis que vos suelte?

C.-Contestároni etchos:

S.-A Barrabás.

C.-Preguntoyos otra vuelta Pilatu:

S.-¿Y qué fago con Xesús, al que tchaman el Cristu?

C.-Dixeron tós:

S.-¡Crucifícalu!

C.-Volvú a preguntayos Pilatu:

S.-¿Qué ye lo que fexo de malo?

C.-El griteríu de la xente yera ca vez más grande:

S.-¡Crucifícalu!

C.-Al dase cuenta Pilatu de que nun sacaba ná y de que'l alborutu yera ca vez más grande, mandó que i trixeran abua y puénxose a tchavase les manes delantre tós, diciendo:

S.-¡Yo nun me fago responsable de la muerte disti home! ¡Ye cosa vuestra!

C.-Y el xentíu aquel contestói:

S.-¡Que caya la so sangre per riba nuestra y de los nuestros fiyos!

C.-Entós Pilatu dexó suiltu a Barrabás; y a Xesús fexo que i dieran azotes, y dióyoslu pa que lu crucificaran. Los soldaos romanos metieron a Xesús pa la parte de dientro del paleciu que se tchama preturiu, y axuntaron alreor dél a tó la tropa. Desvistiéronlu, y echároni enriba una capa acolorazá. Punxéroni na cabeza una corona que fixeron con espineres, y na mano derecha una vara. Facían una xenuflesión delantre de Xesús, y burtchábanse dél diciendoi:

S.-¡Viva el rey de los xudíos!

C.-Escupíani na cara, y quitandoi la vara, pegábani con etcha na cabeza. Cuando se cansaron de facer burtcha dél, quitároni la capa acolorozá y fixéronlu vestise otra vuelta con la so ropa propia, y tcheváronlu a crucificar. Al salir, atoparon a un home de Cirene que se tchamaba Simón, y obligáronlu a cargar la cruz de Xesús. Depués de haber tchegao al sitiu que se tchama Gólgota (que quier decir Calavera), diéroni de beber vinu mezcléu con fiel. Xesús probolo, pero nun lo quexo beber.

Atchí, crucificáronlu, y depués echaron a suertes a ver a quién i tocaba la ropa de Xesús. Más terdi sentáronse pa vixilar. Enriba de la cabeza habíani puesto un tchetriru que decía por qué lu habían condenao: 'Isti ye Xesús, el rey de los xudíos.' Tamién crucificaron a co él a dos bandidos, ún del tcheu derichu y utru del tcheu izquiirdu. Los que pasaban per tchi insultábanlu y meneaban la cabeza pa los tchaos diciendo:

S.-¡As! ¿Nun ye ísti el que baltaba el Timplu y lu tchevantaba otra vuelta en tres dís? ¡Si fuera el Fiyu de Dios, bien se poía tchibrar disi supliciu y baxase desa cruz!

C.-Los xefes de los sacerdotes, les autoriaes xudíes y los maestros de la Ley, insultábanlu diciendo:

S.-¡Tanto tchibrar a otros, y nun se pue tchibrar él! ¡Si ye el rey de Israel, que se baxe de la cruz, y entós sí vamos a creer nél! Taba enfotéu en Dios, ¿nun decía que yera el Fiyu de Dios? Si Dios tanto lu quier, ¡que lu tchibre!

C.-Insultábanlu hasta los bandoleros que taban crucificaos a co él. Desde el midiudía hasta les tres de la terdi, puénxose atapinao de lo escuro en tól país. Y a eso de les tres dio un gritu Xesús:

+.-Elí, Elí, lamá sabactaní.

C.-Que quier decir:

+.-¡Dios míu, Dios míu! ¿Por qué me dexiste sulu?

C.-Al oyer eso, dixeron algunos de los taban atchí:

S.-Ta tchamando a Elíes.

C.-Y depués, ún detchos foi corriendo, aganchó una esponxa, empapola de vinagre, puénxola nel keu de una vara, y arrimoila a la boca pa que bebiera. Otros decían:

S.-¡Esperái! ¡Vamos a ver si vien Elíes y lu tchibra!

C.-Entós Xesús, dando utru gritu muy fuerte, entregó el so espíritu.

Nisi istante resgáronse les cortines del Timplu de riba a baxo, en dos cachos, xingose fuerte la tierra, fendiéronse les rokes, abriéronse les sepultures, y arresucitaron algunes persones bones que ya habían muerto. Depués que Xesús arresucitó salieron de les sepultures y apaiciéronse a muncha xente. El centurión y los soldaos que taban vixilando a Xesús, al sentir que se xingaba la tierra y al ver tó lo que pasaba, tuvieron miiu, y decían:

S.-¡Isti yera de verdá el Fiyu de Dios!

C.-Tamién taban atchí, amirando un poco apartaes, unes muyeres que habían venío de Galilea pa ayuar a Xesús. Ente etches taban: María la Madalena, María, la madre de Santiagu y Xosé, y la madre de los fiyos de Zebedéu.

Al escurecerín, tchegó un home ricu que yera de Arimatea; tchamábase Xosé, y habíase fecho discípulu de Xesús. Foi aonde Pilatu a pedíi el cuirpu de Xesús, y el gobernaor mandó que i lu dieran. Xosé agarró el cuirpu de Xesús, envolvulu nuna sábana tchimpia y puénxolu nun sepulcru, que había fecho pa sí forando nuna pena. Depués dioi vueltes a una piedrona grande hasta la entrá del sepulcru, pa que valiera de puerte; y coló. María Madalena y la otra María queáronse asentaes enfrente'l sepulcru.

Al utru día per la mañana (al utru día de la Preparación de la Pascua), los xefes de los sacerdotes y los fariseos fueron a onde Pilatu a decíi:

S.-Señor, acordémosmos de que'l mentirusu isi dixo, cuando vivía, que a los tres dís día arresucitar. Por eso, convién que mandes a vixilar el sepulcru estos tres dís, nun sea que a los sos discípulos se yos ocurra robar el cuirpu y decíi depués a la xente que arresucitó dente los muertos. Entós la mentira esa día ser peor que la

primera.

C.-Pilatu responduyos:

S.-Aende tenéis los soldaos. Encargaivos vosotros mesmos de tomar les medíes que más vos abulten.

C.-Fueron etchos hasta el sepulcru, aseguráronlu bien aseguréu, punxéroni un sellu a la piedra de la puerte, y dexaron centineles vixilando.

REFLESIÓN: El Reinu de Dios que Xesús vieno a traemos tien a munchos en contra. Los amos del mundu nun quieren saber ná de xusticia, nin de preferiencies por los probes. Y tan preparaos pa quitar d'enmedio a los que yos estorben. Por eso había que acabar con Xesús. Duelyos ver que se esgoncie el mundu onde con el poer y les rikezes piensan que lo tienen tó; y asústalos que un día haya xusticia y paz. Pue permitise tó, menos que se acaben les inxusticies y la esplotación de los demás. Asina foi so'l impiriu romenu, y asina pasa agora... Corre peligru de acordamos de lo que pasó antano y olviar lo que pasa ambuano. El Dragón y la Bestia de que fala el Apocalisis (c.13 y 18) siguen empeñaos en acabar con lo que arrecienda a Reinu de Dios. Apuntase a facer que haya xusticia y amor, ye asegurase tener en contra a xente sin entrañes; ye asegurase una cruz. Cuando tchaman a sacrificase pol Reinu, ye cuando se nota quién ye cristienu de verdá. Y nun quea utru camín pa que 'venga a nosotros el so Reinu'. Poemos rezar devotos el Padre Nuistru, pero en cuantes mos damos cuenta de que hai que dexar de ser ricos pa nun facer a otros probes, acábasemos la devoción. Y ponémosmos de parte del Impiriu, y en contra del Reinéu del amor. Nu hai más que ver cómo condena el Primer Mundu a los que catan la xusticia y tan contra la 'globalización', que ye'l camín pa facer más ricos a pocos y más probes a munchos, y menos hermanos a tós... Matéu escribe el so evanxeliu cuando nun yera ná fácil ser cristianos. Habíalos que dexaban la fe y hasta denunciaban a otros; y munchos andaban asustaos. Por eso diz que ún de los seguiores de Xesús traicionolu, utru negolu y los otros dexáronlu súlu. Pero dizmos tamién que la Pasión valú pa que otra xente reconociera a Xesús. Asina, la muyer de Betania que i echó colonia (Mt 26,6-13) diose cuenta de que taba dispuistu a morrer; Pilatos y la so muyer (Mt 27,19.24) ven que Xesús ye inocente; los soldaos, xunto a la cruz, dicen que ye Fiyu de Dios (Mt 27,54); Simón de Cirene (Mt 27,32) ayuolu a tchevar la cruz; les muyeres que vinieron con Él desde Galilea, nun lu dexaron súlu nes hores difíciles (Mt 27,55-56.61); Xosé de Arimatea (Mt 27,57-61) nun reniega de Xesús y pidúi a Pilatos que lu dexara enterretchu... Tampoco ye fácil ser cristienu agora... Lo que Matéu cuenta de la Pasión de Xesús tien muncho que decimos. Lo primero de tó, dizmos que lu acusaron de querer facese rei. Y yera verdá. Pero el so Reinu nun tien ná que ver con el del Emperaor nin con el de Herodes, nin con los que mandan agora. Nun se trata de un rei que se impón a los otros; trátase de un Rei que sirve. Ye'l Reinéu de un Dios que 'se desprendú de tó y se fexo esclevu' (Flp 2,4-6) y que se rebaxó hasta morrer na cruz pa damos a saber lo que Dios mos quier. El Rei que ye Xesús nun quier imponese más que pol amor. Nun quexo defendese con armes. El que lu quiera defender con lo que nun sea el amor, ta en contra del so Reinu. Pa ser Rei nel Reinu de Dios nun valen nin poer, nin leyes, nin mañes, nin diplomacia, nin perres. Eses armes nun apuén al mal; al revés, fáenlu más grande. Los amigos de Xesús tienen que tener un amor mayor que'l mal que ta en so contra... Xudes reconozú que había vendío a un inocente. Y volvuyos les perres que i habían dao. Fexo un ectu de fe. Pero faltói la esperanza... Los sumos sacerdotes nun metieron nel cipu esos cuartos, pero negociaron con etchos. Asoméyanse a los que aprovechan les perres pa lo que sea, por más que sean suor de inocentes o frutu de inxusticia. Lo que faen con les perres ayúalos a sentise menos incomalo por lo que fixeron... ¡Que baxe de la cruz! La tentación de dir per utru camín nun lu dexó en paz hasta la muerte. Pero el amor ye más fuerte que la muerte. El amor yera el que lu tenía clavéu... Y dio un gritu fuerte. Tan fuerte como si hubiera axuntao los gritos de toes les vítimes de la inxusticia, de la violencia, de la soleá. Tan fuerte como pue gritar Dios pa que oyamos que mos quier, que mos perdona, que ye'l nuistru Padre... María Madalena y la otra María queáronse asentaes enfrente'l sepulcru. Nun yos paicía que les coses poían quear asina, por más que una piedrona tuviera zarrando el sepulcru... Los xefes de los sacerdotes y los fariseos fueron a pedíi a Pilatos buardies pa que curiaran de que los discípulos de Xesús nun robaran el muirtu y fueran diciendo que había resucitao. Asina foi como hasta Pilatos se enteró de la profecía de la resurreción. Y sépola de boca de los culpables de la muerte de Xesús. Los apóstoles, testigos de tó, ya saben lo que tienen que decir a túl mundu: ¡Xesús resucitó! Toes les armes del mundu, tós los cuartos, tós los poeres xuntos, nun podrán acabar con Xesús, y el so Reinu de amor va apoer pa siempre a la inxusticia.

CREO: Digamos bien alto lo que creemos:

-¿Creéis que Xesús de Nazaré ye'l Fiyu de Dios que se fexo home, Dios de verdá y home tamién de verdá?

-¿Creéis que Él ye'l Mesíes que Dios había prometío, que pasó faciendo el bien, semando el Reinu de Dios?

-¿Creéis que lu metieron prisu, que lu crucificaron, que morrú y lu enterraron?

-¿Creéis que la cruz de Cristu ye la señal del triunfu de la humaniá per riba del egoísmu y la coícia?

-¿Creéis que xunto al crucifikéu poemos entchenamos del Espíritu que fai falta pa echar del mundu al Melu?

-¿Creéis que dar la vía por nosotros ye la señal más clara de lo muncho que Dios mos quier?

Ésta ye, hermanos, la nuestra fe, la que mos tcheva a querer a Dios como Padre, la que mos da espíritu de hermanos pa con tós, la que mos fai costrutores del Reinu de amor y xusticia.

ORACIÓN DE LOS FIELES: Pidámosi xuntos a Dios:

-que, al acordamos de que Xesús dio la so vida por tós, mos alegremos pos empezó ya el mundu nuivu.

-que al ver al Cristu con la cruz mos acordemos de les cruces de tanta xente que reclaman el nuistru amor.

-que, xunto a Xesús, aprendamos a tchevar les nuestres cruces pa que valgan pa quitar del mundu la maldá.

-que ver lo que fai Xesús mos tcheve a trabayar pa que samulen el egoísmu, y la violencia.

-que les cruces que se viven nel puiblu y nel mundu entiru mos tcheven a la paz y a la unión.

ORACION: Señor, por la Pasión de to Fiyu, amira pa to puiblu y, por esta celebración del únicu sacrificiu de Xesucristu, damos la misericordia que nun merecemos por los munchos pecaos que tenemos. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

PREFECIU: Mereces de verdá, Señor Padre sentu, Dios que lo apués tó y que vives pa siempre, que te déamos les gracies siempre y en tós los tchaos, y ye'l deber nuistru dáteles porque la salvación vienmos de etcho. Hoi dámosteles porque Cristu, el Señor nuistru, siendo inocente como yera, ofrezuse a morrer por los pecaores y morrú por etchos; hasta abuantó la inxusticia de que lu tomaran por un criminal más. Asina foi cómo al morrer acabó con les culpes nuestres, y al arresucitar féxomos xustos a nosotros. Por eso ye por lo que los cielos y la tierra, los ánxeles y los arcánxeles, lu emponderan túl tiimpu diciendo: Sentu...

COMUNIÓN: 'Padre, si pue ser, fei que nun tenga yo que pasar isti tregu. Pero, ¡que sea lo que tú quies, y non lo que yo quiero!' (Mt 26, 42).

ORACIÓN: Señor, dístemos fuerzes con estos misterios tan santos; agora pedímoste que ibual que la muerte del to Fiyu fai que esperemos lo que la fe mos promete, asina tamién que la so resurreción mos faga acanzar lo que esperamos. Por Xesucristu el Señor nuistru. Amén.

DESPEDÍA: Acordémosmos utru día más de la cruz de Xesús, de lo muncho que Dios mos quier, de lo muncho que'l home ta preciséu de que sapaezan el egoísmu, la violencia y la coícia. Salimos otra vuelta a la vía sabiendo que poemos facer algo pa que eso sea realiá: por habemos acercao a Xesús vamos a ser los primeros en dexar de ser egoístes, coiciosos y violentos. Pero hai que preguntase por qué Matéu tien interés en acordamos cómo se portaron los discípulos de Xesús: Xudes vendulu (Mt 26,21-25); Pedru negolu (Mt 26,69-75); los otros dexáronlu súlu (Mt 26,31-35.56)... Cuando la xente sufre por mor de la fame, les guerres, les inxusticies, les soledaes, ¿qué facemos nosotros? ¿Nun los dexamos solos con la cruz y na cruz?