¿POR QUÉ UN LIBRO SOBRE GASPAR?

 

 

Recientemente se publicó el libro Gaspar García Laviana visto desde Asturias. ¿Qué finalidad tiene presentar un libro sobre Gaspar García Laviana, y recordarle a él, en el 40 aniversario de su muerte? La utilidad de este tipo de homenajes viene de recibir ejemplo de la persona que se recuerda y extraer enseñanza de su obra. Y ambos, enseñanza y ejemplo de vida, tienen valor sólo cuando se hacen al servicio de los demás. En el caso de Gaspar su obra nos es muy útil pero lo es sobre todo su ejemplo. Veamos brevemente lo que nos aporta la vida y la obra de Gaspar, que intentamos reflejar en el libro que presenta el Foro que lleva su nombre.

 

Para comprender la importancia que el ejemplo de este asturiano tiene para nosotros hoy debemos tener en cuenta a qué se enfrentó. El sistema que Gaspar combatió sigue siendo el generador de todos los problemas actuales. El imperialismo, en el terreno político-social, y una forma de religiosidad que es un factor de apoyo ideológico a ese sistema de opresión. Este sistema de dominación nos quiere imponer a todos un pensamiento único. Su dominio pasa por colonizar la mente de los explotados. En la Nicaragua en la que Gaspar García Laviana ejercía su función misionera el analfabetismo afectaba prácticamente a toda la población en el medio rural. Una de sus principales preocupaciones, junto con la de promover la asistencia sanitaria a esa población, era la de fomentar la enseñanza, principalmente a los niños de la zona.

 

Esa situación de subdesarrollo no tiene ningún parecido con nuestra sociedad actual, pero hay algo en común entre ambas, y es que ambas son sociedades clasistas del mismo sistema de dominación. También aquí y ahora se trata de crear ciudadanos domesticados, con mentalidad burguesa, que no cuestionen el sistema. Para ello, el aparato ideológico del sistema, en el que se encuadra también el magisterio de la Iglesia oficial y tradicional, pretende impedir que los explotados lleguen a reconocer y valorar la existencia de confrontación de clases. A los dominadores y usufructuarios del sistema no les interesa que la gente sea consciente de la naturaleza clasista de la sociedad, que la lucha de clases es el motor de la historia; que toda la historia de la humanidad es el desarrollo de la lucha de clases entre los explotadores y los explotados…

 

Cualquiera que acabe comprendiendo esto sabe que no puede mantenerse al margen de esa lucha, cono no se mantuvo nuestro paisano Gaspar García Laviana. Pero cuando alguien, los partidos de izquierdas, gente como Gaspar, personas concienciadas sobre la problemática social, intentan aplicar ese conocimiento para cambiar el mundo de base, darle vuelta al sistema y construir una sociedad justa, igualitaria, sin clases, sin explotación entre los hombres, entonces los beneficiarios del sistema de dominación, además de aplicar violencia represiva con todos los medios de que disponen, quieren destruir también las raíces ideológicas que inspiran la resistencia a su poder.

 

En ese contexto se explica claramente el ninguneo a figuras como la de Gaspar García Laviana. En efecto, las fuerzas que controlan los medios de formación e información, promocionan y lanzan a la fama otro tipo de figuras, del mundo del deporte, del espectáculo, incluso de la política, pero que sean totalmente inocuas y no sean referente de cambio social. Los sirvientes intelectuales del capitalismo intentan reescribir la historia de tal manera que en ella la lucha de clases no aparezca jugando el gran papel que la teoria marxista le atribuye. Pero vemos que esa realidad de lucha de clases funciona sin cesar en la agresividad del imperialismo USA contra los gobiernos progresistas en América Latina y otros lugares del mundo donde, casualmente, existe petróleo u otras materias primas, la marginación del continente africano del mercado mundial, la forma en que se llevó a cabo la globalización, la política económica que generó la actual crisis y las medidas antisociales que se llevaron a cabo para afrontarla, y, también la forma en que se refleja todo eso en los medios de comunicación que controla la clase dominante.

 

Gaspar García Laviana pagó con su vida y con la marginación de su ejemplo el atrevimiento de enfrentarse a tan formidable poder. No es casualidad que la edición del libro que presentamos sólo haya sido posible gracias a la subvención de un ayuntamiento de izquierdas, como el de Langreo. Es de agradecer a la corporación municipal de este ayuntamiento su sensibilidad acerca de las causas que Gaspar defendía. Mientras haya gente sensible a esa problemática social, la causa de los que pensamos como Gaspar García Laviana no estará nunca del todo perdida.

 

La lucha de Gaspar, y la de quienes extraemos enseñanza de su ejemplo, se desarrolla también en otro frente. Gaspar ejercia su función religiosa en el seno de una Iglesia que siempre se identificó con los poderes dominantes de la sociedad, pero en cuyo seno no faltaban, y no faltan, fuerzas transformadoras. En 1968, y como consecuencia del Concilio Vaticano II se generó, precisamente en América Latina, la llamada Teología de la Liberación que fue, sigue siendo, un intento de recuperar el mensaje liberador del Evangelio de Jesús de Nazaret, poner fin a la cobertura religiosa que se da a esa explotación clasista, es decir, liberar a Jesucristo del secuestro al que lo tiene sometido, desde hace bastantes siglos, el aparato eclesial de una tradición deformadora del mensaje evangélico, una tradición que generó cruzadas, inquisiciones y una práctica religiosa alienante basada en un culto formalista que no suele contactar con las necesidades espirituales de las personas.

 

Gaspar García Laviana tomó conciencia de la problemática social de los campesinos de Sud-américa y para combatirla encontró inspiración en la Teología de la Liberación. El imperialismo y la iglesia conservadora persiguieron con saña a esa teología y a las figuras que, como él, la encarnaban. Hoy, medio siglo después vemos en la Iglesia intentos de reforma que responden a aquel espíritu y que están suscitando gran rechazo de los sectores más reaccionarios de la institución. La oposición que el papa Francisco está sufriendo por parte de las fuerzas conservadoras de la Iglesia es también lucha de clases pues se enmarca en el intento de defender los poderes de siempre contra la búsqueda de caminos nuevos hacia un mundo más justo y más humano.

 

Por supuesto, queda mucho camino por recorrer en esta larga marcha de la humanidad hacia una sociedad totalmente justa e igualitaria. El ejemplo de Gaspar García Laviana, que recordamos hoy es una invitación a imitarlo. Afortunadamente en nuestro medio no es imprescindible recurrir a una lucha armada como la que él tuvo que afrontar, lucha armada que no es del agrado de quienes aborrecemos la violencia y que además no es la solución del problema, pero la lucha de clases tiene muchas formas, y ya hemos visto que la lucha ideológica no es de las menos importantes. A ese cometido se dedica nuestro Foro de Cristianos Gaspar García Laviana, en la medida de sus posibilidades, con sus análisis de la realidad social y eclesiástica y la publicación de los mismos. Todos esos materiales son una semilla que esperamos no caiga en terreno baldío.

 

Faustino Castaño Vallina