La elección de Francisco

P.Carlos, cp.

“Puede ser un aire fresco…”

Debo confesar que esperaba “más de lo mismo” de este conclave.

Creo que esta manera de elegir al Papa es anacrónica, debe cambiar.

La elección de Jorge Bergoglio, nuestro obispo de Bs. As. hasta hace unas horas, me hace sentir que "puede haber un aire fresco” en nuestra Iglesia grande… que vive tan “ajena” a estos tiempos nuestros.

Porque digo que puede haber “un aire fresco”

Me llamo la atención “cuatro signos” de su primera aparición:

Lo primero que hace es saludar a la gente: “Buenas noches”, dice. Y termina saludando a la gente diciéndoles: “que descansen”. Parece muy básico… pero en una Iglesia como la nuestra que se ha “des-humanizado” tanto, que nuestros lenguajes y gestos litúrgicos son tan “extraños” para la sensibilidad de estos tiempos… que este hombre salude y se despida con sencillez, no es un dato menor.

Creo que él puede traer “más humanidad” a esa curia romana tan alejada de la realidad.

Es un hombre que puede romper con los protocolos… un hombre que anda de a pie.

Les comparto que las veces que le he pedido una mano, él personalmente me ha llamado y ha contestado. Por ej. Cuando sembramos a las Madres, a Ángela y a Sor Leonie en el solar de la memoria en el invierno del 2005 (necesitábamos un permiso de él y de Ibarra) o cuando estábamos en la lucha por el Hospital Francés nos sentimos escuchados por él. También sé de varios curas que han dejado el ministerio y que les ha dado una mano, grande.

Hay muchas historias entre él y los curas de la diócesis. Aparecía en las parroquias sin previo aviso con la intención de visitar a sus hermanos.

Creo que puede llevar más “humanidad” a nuestra Iglesia y eso ya es mucho!. Parece poco pero es mucho.

Se presenta al mundo entero como “el obispo de Roma”… no se nombra él como Papa, sino como el Obispo de Roma, que es el “primero” entre sus otros hermanos Obispos de todo el mundo. Está hablando algo muy propio del Vaticano II de una Iglesia más colegiada. No es un dato menor que se nombre así… Hay que verlo actuar, pero es un buen signo.

El tercer signo es el nombre que adoptó: “Francisco”… Para la conciencia de la Iglesia y para el mundo entero Francisco de Asís o Francisco Javier… son dos Santos que hablan de una vuelta al Evangelio. Hablan de lo simple, profundo y desafiante que es el Evangelio. Hay que verlo actuar, pero es un buen signo.

Y el cuarto signo, es pedirle a la gente que “lo bendiga” antes que él de su bendición… hay un claro diálogo entre él y esa gente ahí reunida. Antes de esa bendición habla de lo esencial de la Buena Noticia de Jesús que es la Fraternidad Universal. Repito hay que verlo actuar, pero es un buen signo.

Junto con estos signos que alientan, no olvido lo de sus hermanos Jesuitas Orlando Yorio y Francisco Jalics en tiempos de dictadura, un tramo de su historia que no quedó suficientemente aclarado. También acabo de leer una opinión de Adolfo Pérez Esquivel diciendo que "No hay ningún vínculo que lo relacione con la dictadura" y Graciela Fernández Meijide aseguró que no hubo ninguna denuncia ni alusión a Bergoglio en la Conadep.

Mirando más ampliamente… estoy convencido que La Buena Noticia de Jesús… va más allá de nuestra Iglesia; el Espíritu de Dios está actuando en todos lados… fecundado Vida… para que haya Vida pero Vida en abundancia.

Ahora… si nuestra Iglesia le puede dar una mano al Espíritu Santo… eso “suma” a este proceso de humanización, que el Espíritu viene empujando desde hace millones de años.

Nosotros aquí en Santa Cruz “algo” estamos haciendoy por supuesto queda mucho por andar.

… A “Francisco” le toca animar colegiadamente nuestra Iglesia universal para que sea más humilde, más sencilla, más acorde a estos tiempos nuestros. Estamos en comunión con esa búsqueda, lucha y utopía.

Creo que puede haber un “aire fresco”…

Sigamos trabajando… sigamos gestando y pariendo Fraternidad, al estilo de Jesús.

Hay que seguir andando, no más”